Editorial: La nueva estrategia boliviana

Publicado el 11 octubre, 2018 Por Equipo de Corresponsales

El presidente de Bolivia, Evo Morales, arremetió con una nueva estrategia en su deseo de lograr soberanía al Océano Pacífico. Ahora, el mandatario envió una carta a su par, Sebastián Piñera, para “reiniciar el diálogo” sobre la demanda boliviana. “El Estado Plurinacional de Bolivia invita al Gobierno de la República de Chile a reiniciar el […]

El presidente de Bolivia, Evo Morales, arremetió con una nueva estrategia en su deseo de lograr soberanía al Océano Pacífico.

Ahora, el mandatario envió una carta a su par, Sebastián Piñera, para “reiniciar el diálogo” sobre la demanda boliviana.

“El Estado Plurinacional de Bolivia invita al Gobierno de la República de Chile a reiniciar el diálogo”, señaló Evo Morales al leer la carta en una conferencia ante los medios.

De esta forma, el mandatario boliviano hace una lectura que distorsiona el reciente fallo de La Haya, que señaló que Chile no tiene obligaciones de negociar este tema con el país vecino. Eso sí, desde Palacio Quemado señalan que este diálogo abordaría todos los asuntos “que han sido reconocidos por ambas partes de interés mutuo” en el marco de “una relación de buena vecindad”.

El presidente Sebastián Piñera, en tanto, recordó que el fallo de la Corte Internacional de Justicia fue “claro, categórico y adoptado por una inmensa mayoría”, donde “todas las aspiraciones y pretensiones que Bolivia presentó ante la Corte fueron una a una rechazadas”.

El llamado del presidente boliviano debe analizarse con cuidado, especialmente porque podría ser parte de una nueva estrategia que intente poner este tema –ya zanjado en La Haya- a nivel de jefes de Estado.

En este escenario, cualquier diálogo o acercamiento con Bolivia se debe dar bajo premisas claras: Que el gobierno de Morales termine con los emplazamientos; que entienda el verdadero sentido de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia –que fue enfática en señalar que no existe obligación de negociar por parte de Chile en esta materia- y asuma un compromiso de respetar el fallo y no hacer segundas lecturas que se alejan del respecto a los tratados vigentes y al derecho internacional.

 

Noticias Relacionadas