Ex canciller de la Iglesia Católica investigado por abusos a menores queda bajo arresto domiciliario nocturno

Publicado el 20 septiembre, 2018 Por Equipo de Corresponsales

Se encontraba en prisión preventiva desde el 13 de julio.

El ex canciller del Arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz Toledo, estaba en prisión preventiva desde el 13 de julio por presuntos abusos sexuales contra menores de edad, y el viernes fue reformalizado por los delitos de abuso sexual y violación.

Este jueves se revisó el recurso de nulidad presentado por la defensa del ex canciller de la Iglesia Católica, el abogado Gabriel Henríquez, respecto a las medidas cautelares dictada por el Juzgado de Garantía el viernes pasado. Fue así como en una decisión unánime la Corte de Apelaciones de Rancagua revocó la medida y decretó caución de cinco millones de pesos y arresto domiciliario nocturno

“Evidentemente estamos satisfechos con la resolución emitida el día de hoy (jueves), creo que la Corte ha obrado conforme, no solo a derecho, sino que a la lógica de procedimiento, es decir, entender que la libertad de un imputado debe ser cautelada. Nos parece que lógicamente el corolario de dicha decisión tiene que ser  que se fijen mecanismos en los cuales se pueda asegurar el estado de una correcta persecución penal  y es lo que ha hecho el tribunal de alzada”, señaló el abogado defensor.

El viernes pasado en el Juzgado de Garantía de Rancagua revisó las medidas cautelares del sacerdote Oscar Muñoz, imputado por haber cometido presuntos delitos sexuales en contra de menores de edad.

En la instancia, la defensa pidió reemplazar la prisión preventiva por arresto domiciliario total, prohibición de acercarse a las víctimas, prohibición de comunicación con otros involucrados en casos de abuso en la Iglesia y arraigo nacional, mientras que el Ministerio Público reformalizó al religioso por violación.

Tras la audiencia, el tribunal desestimó los argumentos de la defensa y mantuvo la medida de prisión preventiva ya que consideró insuficiente la caución de $5 millones ofrecidos por la defensa del sacerdote.

Pese a esta resolución, el abogado apeló en la Corte de Apelaciones, a su juicio por la conducta de su defendido y a que no había una lógica respecto a la necesidad de la cautela del ex canciller.

“Los argumentos principales ya habían sido dados en la audiencia de garantía, lo de hoy (jueves) fue entender que habían antecedentes planteados por las defensa discutibles y la Corte ha ponderado ello, la conducta de mi defendido, todo eso ha llevado a que se modifiquen las medidas cautelares”, señaló Gabriel Henríquez, quien agregó que “la prisión preventiva no era la única medida cautelar que aseguraba los fines del procedimiento y así ha quedado establecido “.

Respecto a la reformalización de la Fiscalía, Henríquez aclaró que “lo que ocurrió el viernes fue una tipificación distinta que hizo la Fiscalía a partir de un informe de daños, del cual no tuvimos acceso. Nosotros seguimos sosteniendo que tenemos muchos antecedentes que plasmar, antecedentes procesales de fondo que dicen relación con todo el tema  de la prescripción, de si el Ministerio Público está habilitado y de otros elementos”.

Noticias Relacionadas