Andrés Caniulef reveló el tratamiento con veneno al que se sometió para combatir su depresión: “Me salvó la vida”

Publicado el 14 septiembre, 2018 Por Equipo de Corresponsales

Se trata del Kambó, un tratamiento que se realiza con el el veneno de una rana amazónica.

El periodista Andrés Caniulef salió de pantalla en julio pasado y durante esta semana se hizo público que llegó a una acuerdo con Chilevisión para poner término a su contrato. La razón es que ha estado enfrentando una fuerte depresión.

“Yo mismo tuve el prejuicio hacia la depresión, yo mismo lo miré en menos, nunca entendí a la gente que decía que no se podía levantar, que cómo era posible que no pudiera enfrentar y dar solución a su problema”, reflexionó el periodista en entrevista con La Cuarta. 

El expanelista de “La Mañana”, entregó detalles de las complejas situaciones que atravesó debido a la enfermedad: “Estuve tres días acostado mirando al techo, sin comer… tuve un poco de bulimia, agorafobia, no podía salir a la calle, no podía subirme al Metro. La gente me hablaba y yo me ponía a llorar, no quería que nadie me viera”.

Cuando le consultaron si había pensado en quitarse la vida, Andrés respondió negativamente, sin embargo, afirmó que, “sí tienes la sensación de que quieres desaparecer, simplemente, no quería estar, solo quería desaparecer de la faz de la tierra. En mi caso, ni siquiera tenía la energía para pensar algo así”.

El periodista reveló que se sometió a tratamientos con la medicina tradicional, los que no funcionaron en su caso. Lo que sí resultó efectivo para él fue la salud alternativa, específicamente el Kambó, del aseguró “me salvó la vida”. 

Sobre el mencionado tratamiento, Andrés detalló que “se hace con una rana amazónica, que te ponen su veneno en el brazo, te queman, te dejan la herida abierta y ahí te ponen el veneno. Y lo que hace este veneno es que te limpia física y emocionalmente. Literalmente, tras la sesión yo me puse de pie, al otro día estaba en la piscina tomando sol después de dos meses en cama, medicado día y noche”.

En esta línea, señaló que: “Creo que ese es el error de la salud chilena: te mantienen medicado y amarrado a una terapia que, para mí, no tuvo ningún beneficio”.

Noticias Relacionadas