Verdad jurídica en hechos de impacto público

Publicado el 6 julio, 2018 Por Equipo de Corresponsales

La investigación por el destino de los recursos de la Corporación Cultural de Rancagua es una causa que desde fines de 2016 lleva a cabo la Fiscalía de O’Higgins. Investigación que por el momento tiene a un formalizado, el ex director del Teatro Regional, Marcelo Vidal. Mientras el Ministerio Público continúa con las diligencias –el […]

La investigación por el destino de los recursos de la Corporación Cultural de Rancagua es una causa que desde fines de 2016 lleva a cabo la Fiscalía de O’Higgins. Investigación que por el momento tiene a un formalizado, el ex director del Teatro Regional, Marcelo Vidal.

Mientras el Ministerio Público continúa con las diligencias –el año pasado se allanaron una serie de dependencias municipales- y continúa con las declaraciones; ayer CIPER Chile publicó un reportaje que causó gran revuelo en la zona: Por un lado, revela una acusación por acoso sexual; y por otro, una denuncia por extorsión. Ambos hechos involucrarían al alcalde de Rancagua, Eduardo Soto.

Según el reportaje de CIPER Chile, un joven de 24 años acusa un presunto hostigamiento de parte del jefe comunal. Por ello, incluso esta persona le habría pedido grandes sumas de dinero al alcalde de Rancagua para guardar silencio. Una situación que el joven aludido habría realizado a través de correos electrónicos, y que serían la razón por la que el edil interpuso una denuncia por extorsión en la Fiscalía de O’Higgins. Fue el propio alcalde quien reconoció a los medios haber acudido a la justicia aunque no entregó mayores detalles de este hecho.

La información inmediatamente ha generado reacciones y una serie de comentarios, especialmente en redes sociales. Reacciones que se dan de manera natural por estos días, especialmente cuando se trata de casos de gran impacto mediático.

Por ello, más allá del revuelo  que ha causado la publicación de CIPER, y de los juicios de valor que se anticipan en base a información preliminar, será clave la función de la justicia para determinar si existen responsabilidades penales en estos casos.

Hoy, en un mundo hiper conectado, es sumamente complejo el ejercicio que hoy parece natural de juzgar o condenar socialmente a personas por determinados actos.

Por ello, la importancia de que en este tipo de casos se actúe con la responsabilidad y celeridad necesarias, para disipar las dudas que se han generado.

En medio de este escenario, saber si los hechos son constitutivos de delito es una labor que recae única y exclusivamente en la justicia. Son los tribunales los llamados a determinar la veracidad de las denuncias, especialmente, en este tipo de hechos que han causado un verdadero revuelo en la zona.

Noticias Relacionadas

Columnas 21 septiembre, 2018

Más lectura, menos televisión

Columnas 21 septiembre, 2018

Querida Karol

Editorial 13 septiembre, 2018

Editoral: La demanda marítima y el futuro