Acusaciones cruzadas por acoso sexual y extorsión involucrarían a alcalde de Rancagua Eduardo Soto

Publicado el 5 julio, 2018 Por Equipo de Corresponsales

El jefe comunal reconoció que le entregó dineros "bajo presión y por susto", según reportaje difundido este jueves por Ciper Chile.

En febrero de 2017 el medio de una investigación periodística, Ciper Chile recibió el testimonio de un joven de 24 años (denominado “Javier” para proteger su identidad), quien relató los pormenores del acoso sexual del que habría sido víctima durante años. La indagación de CIPER respecto de los pagos que recibió “Javier” por su silencio arrojó algunas pruebas, incluso notariales. Estos pagos fueron corroborados tres meses más tarde, cuando en marzo de 2017 el alcalde Eduardo Soto presentó ante la Fiscalía de Rancagua una denuncia por extorsión contra el mismo joven. Su abogado en esa acción judicial fue Mario Zumelzu.

El testimonio de “Javier”, con quien Ciper conversó en dos oportunidades (febrero de 2017 y enero de 2018), indica que los pagos que recibió de Soto habrían ascendido a más de $100 millones. “Javier” reconoció en ambas oportunidades que esos dineros se los pidió al alcalde de Rancagua como una forma de compensación por el “infierno” que dice haber vivido durante varios años, producto de los supuestos hostigamientos sexuales de Eduardo Soto.

El medio periodístico tuvo en su poder un escrito notarial –protocolizado en una notaría de Viña del Mar–, en el que queda constancia de que “Javier” recibió de manos del alcalde de Rancagua $18 millones en julio de 2016. El dinero, según consta en ese documento legal, fue entregado en efectivo. En el escrito se especifica que el joven “prestó servicios para Eduardo Soto Romero”, aunque no se detalla qué tipo. Lo que sí quedó registrado en ese documento es que, a cambio de ese dinero, el joven se compromete a no presionar al alcalde a través de redes sociales. La indagatoria de CIPER indica que, a esa entrega de dinero en efectivo, se sumarían otras.

Soto reconoció a Ciper que efectivamente le entregó dinero al joven, $20 millones o $30 millones en total, ya que dijo no recordar la cantidad exacta. Lo hizo “bajo presión y por susto”, según dijo.

En una reunión con Ciper en las oficinas del abogado Luis Hermosilla, Eduardo Soto mostró cuatro correos electrónicos en los que el joven le exige nuevas entregas de dinero, a través de depósitos en una cuenta corriente, bajo la amenaza de concretar entrevistas con medios de comunicación, donde revelará detalles del supuesto acoso. Todos ellos están fechados en días previos y posteriores a la elección municipal de octubre de 2016, en la que Soto resultó reelecto con un 77,9% de los votos. Respecto de su vínculo con “Javier”, el alcalde dijo haber cultivado una “relación” con él, pero que “jamás tuvo un acercamiento de tipo físico”.

Será la Fiscalía de Rancagua la que deberá determinar el volumen de los dineros entregados por el alcalde Eduardo Soto al joven que lo acusa, y también si hubo o no extorsión de por medio.

Pero al centro de las pesquisas que el Ministerio Público ya ordenó a la policía existe un elemento angular por dilucidar: si esos dineros tienen alguna relación con los millones de la Corporación Municipal que están desaparecidos y cuyo destino hoy se investiga.

Fuente: ciperchile.cl

Noticias Relacionadas