[Editorial] SQM: La prudencia y la desconfianza

Publicado el 7 junio, 2018 Por Equipo de Corresponsales

La decisión del directorio de SQM de contratar a Julio y Eugenio Ponce Lerou como asesores estratégicos de la minera no metálica ha generado una verdadera tormenta en los últimos días. Especialmente porque la exigencia para viabilizar el acuerdo por el Salar de Atacama, entre Corfo y la empresa, fue la salida de Julio Ponce […]

La decisión del directorio de SQM de contratar a Julio y Eugenio Ponce Lerou como asesores estratégicos de la minera no metálica ha generado una verdadera tormenta en los últimos días.

Especialmente porque la exigencia para viabilizar el acuerdo por el Salar de Atacama, entre Corfo y la empresa, fue la salida de Julio Ponce del directorio, que debió abandonar en 2015 y que presidió por 28 años.

Pero además, en el contrato se prohibía a algún integrante de la familia Ponce, hasta segundo grado de consanguinidad, formar parte del directorio de SQM hasta el 2030. Ahí la razón de los resquemores de los últimos días.

Si nos apegamos a la letra del contrato, esta situación no debiera tener tintes de irregularidad, ya que Ponce Lerou asumirá como asesor de la minera, y no en el directorio.

A pesar de esto, es bueno preguntarse cómo está situación podría afectar el nivel de confianza que los ciudadanos tienen en el empresariado.

De ahí que la decisión genere rechazo en otras organizaciones, como por ejemplo, en la CPC,  donde reconocen la autonomía de las empresas, pero se mostraron en contra de la determinación de SQM. Desde el Gobierno la calificaron de “imprudente”.

Es que para algunos, la decisión termina dañando un esfuerzo mayor que han intentado generar los privados con los actores políticos: recuperar la confianza de la ciudadanía.

Pero eso no es todo. Tampoco fue bien vista en un importante círculo financiero, porque la lectura que se hace es que esta decisión refleja que el mundo ligado a SQM –cuyo directorio aprobó en forma unánime la vuelta de los hermanos Lerou a la compañía- no ha manifestado la real voluntad de dar señales concretas de rechazo a situaciones como las que se ha visto envuelto Julio Ponce, relacionadas con el financiamiento irregular de campañas políticas.

Por ello, se espera que las decisiones o acciones de los sectores cuestionados vayan en línea con lo que espera la ciudadanía: Porque en un país donde día a día se pierde la confianza en las instituciones, valores como la ética, la probidad y la consecuencia debieran anteponerse a cualquier tipo de decisión.

Noticias Relacionadas

Columnas 17 agosto, 2018

El poder de la estadística

Editorial 10 agosto, 2018

Editorial: Maltrato entre estudiantes