Dos actrices y una modelo se suman a las denuncias de abuso sexual contra Herval Abreu

Publicado el 23 junio, 2018 Por Equipo de Corresponsales

Carolina Paz, Simoné González y la modelo Luna Aballay, relataron sus experiencias en revista Sábado.

Han pasado aproximadamente dos meses desde que revista El Sábado de El Mercurio, hiciera públicas las acusaciones de acoso y abuso sexual contra Herval Abreu, generando un terremoto en el mundo del espectáculo nacional.

A las siete mujeres denunciantes en el primer reportaje, se suman tres nuevos testimonios, contra el, “zar de las teleseries”, quien durante la semana pasado debió declara en la Fiscalía de Las Condes, instancia donde negó todas las acusaciones.

Entre los nuevos testimonios publicados por revista Sábado, está el caso de Carolina Contreras, actriz que en el año 1998 con 20 años, tuvo la oportunidad de audicionar para teleserie de Mega, “A todo dar”. Según relata, Herval, le habría ofrecido el rol protagónico, el que declinó debido a que aún estaba estudiando teatro.

Ante esto, el director le habría propuesto tomar otro personaje y, tras una reunión, le pidió que lo acompañara “a comer algo rápido”.

“Pensé que iríamos a una estación de servicio, pero me hizo subir a su auto y fuimos a un lugar formal, en calle Obispo Donoso en Providencia, donde ordenó una botella de vino blanco o champaña”, indicó Contreras, detallando a continuación que le llamó la atención que su celular sonara constantemente y tras rechazar varias llamadas, le respondiera, presuntamente a su mujer, diciéndole que estaba en una reunión con actores.

“Él tiene que haber visto la cara que puse porque después de cortar me dijo ‘no te preocupes que ya nos vamos’. Le dije que prefería irme a mi casa”, agrega. Abreu habría insistido tanto en llevarla que la actriz aceptó pero, para su sorpresa, tomaron la Panamericana hasta llegar al motel Toi et Moi de San Bernardo.

En ningún momento él me preguntó si quería ir. Estacionó el auto y yo no podía creer lo que estaba sucediendo. Me sentí presionada a acompañarlo al motel. En el fondo, me sentía culpable. Sentía que tal vez algún gesto mío durante la noche había provocado esto, pero él nunca me preguntó si quería acompañarlo a un motel. Me vi encerrada”, relata a la revista Sábado.

Carolina Contreras dice que Abreu comenzó a quitarle la ropa mientras ella se quedaba inmóvil, sin oponer resistencia.”El cuerpo y la mente se dividen. Algo en mí se paralizó. Yo estaba en otro estado. Pensé ‘voy a tener que aguantar esto’, y Herval comenzó a tener una relación sexual conmigo”. 

Carolina asegura que nunca dio su consentimiento y que tampoco sintió placer. A continuación, señala que cuando el director se percató de que ella no reaccionaba, se detuvo y le dijo ‘bueno, nos vamos’. La llevó hasta su casa, donde llegó cerca de las 23 horas.

La actriz entró en una depresión tras el hecho y no le contó lo sucedido a sus cercanos. Sólo tras leer el primer reportaje que contenía las denuncias contra Abreu, Carolina se dio cuenta que lo que le había pasado era muy parecido a lo que vivió la también actriz, Carola Paz.

Fue ese el momento donde se sinceró con su familia.  “Creo que hablar sobre esto puede ayudar. No lo hago para ser otra víctima, sino porque tenemos que ser solidarias. Que todas las mujeres hablen es lo único que puede darle veracidad a nuestros relatos”, concluyó.

Simoné González, conoció a Herval Abreu con solo 10 años, cuando interpretó a Javierita Donoso en Tentación (Canal 13), momento donde ella y su madre se llevaron una muy buena impresión de director, con quien volvió a ver en el 2013, momento donde tenía 19 años.

Abreu le habría dicho que estaba buscando a una actriz para “Soltera otra vez 2” y tras una prueba de cámara quedó en el rol de Kiki. Posteriormente la invitó a su departamento para “hablar del personaje”.

“Me hizo actuar unas escenas frente a él. Era una escena rara, porque teníamos que besarnos. Le dije que no iba a besar a un hombre mayor, pero él insistió muchas veces. Se acercó demasiado y me robó un piquito. Se notaba que estaba excitado”. 
Tras la incómoda situación, González no pudo marcharse porque ya era muy tarde y según señala, no sabía bien donde estaba, porque Abreu la había llevado en auto hasta allá. “Pensé que a lo mejor se había confundido y pasé la noche en la pieza de su hijo, que no estaba. Recuerdo que le puse llave a la puerta. Me fui al otro día por la mañana”, cuenta.
Tras aquella experiencia, no volvió a participar en una telenovela.

El último caso es el de Luna Aballay, una modelo de 24 años que en octubre de 2016 recibió el mensaje de que Abreu, entonces de 53 años, quien quería conocerla, aunque ella no estaba interesada en la actuación.

“Me dijo que buscaba un perfil como el mío porque en televisión no habían tantas chicas morenas. Me dijo que tenía dos opciones: hacer una prueba de cámara con una chica que me iba a pasar un guión cualquiera, o juntarme con él para prepararme y hacer que quedara. ‘Piénsalo’, me dijo, y me pidió mi número”, señala.

Días después, Abreu habría comenzado a escribirle por WhatsApp, para preguntarle por su propuesta. Luna, aceptó reunirse con él en su departamento en Las Condes, esto porque el director insistió que en el canal no podían trabajar tranquilos y que ya había tenido una mala experiencia en un salón de eventos.

Aunque Aballay le dijo que ella vivía en San Miguel y le quedaba muy lejos considerando que quería reunirse a las 20:00 horas, él se ofreció a buscarla al Metro.

Con inseguridad la modelo aceptó y le pidió a una amiga estar atenta a su teléfono en caso de que sucediera algo. Su amiga confirmó esto a revista Sábado.

Una vez allá, Abreu le habría pedido interpretar una escena de la telenovela brasileña La presencia de Anita, donde una adolescente seduce a un hombre de 50 años.

Al terminar la escena, le dijo que para saber si realmente tenía talento debían improvisar, en este contexto, creo una situación donde ambos debían pasar la noche en la misma habitación. “Abreu comenzó su actuación diciendo que estaba cansado. Fue al baño y se puso un pijama blanco con líneas celestes. Luego se acostó y apagó la luz de su dormitorio. Me decía ‘Acuéstate, tú también estás cansada. ¿Me tienes miedo?’. Le dije que no quería, pero él insistía en que no iba a pasar nada. Me acosté bajo el cobertor, pero no bajo las sábanas, poniendo un cojín para separarnos”, asegura Aballay.

El director le habría asegurado que no iba a hacerle nada, que no podía arriesgar su carrera. Sin embargo comenzó a acariciarla en el brazo derecho y decirle que muchas mujeres eran capaces de hacer cualquier cosa por conseguir un papel.

Luego de esto, Luna, no aguantó más y le dijo que no quería seguir improvisando, por lo que Abreu, le pidió un Uber para que regresara a su casa.

No volvió a saber de Abreu hasta que leyó el primer reportaje con denuncias:  “Sólo pensé al fin cayó. Creía que Herval Abreu nunca iba a caer”, sentenció.

Noticias Relacionadas