Allanamiento en el Obispado: Tras la pista de antecedentes que den luces sobre supuestos abusos

Publicado el 13 junio, 2018 Por Carla Dinamarca Miranda

El fiscal Sergio Pérez llegó hasta la casa eclesiástica junto a personal de OS9 de Carabineros para decomisar diversos antecedentes en el marco de la indagatoria.

Hasta el Obispado de Rancagua llegó personal del Departamento de OS9 de Carabineros y de la Fiscalía Regional de Rancagua para allanar las instalaciones en busca de expedientes canónicos, investigaciones previas y antecedentes vinculados a los casos de presuntos abusos sexuales sufridos por menores. La misma diligencia se realizó en la sede del Tribunal Eclesiástico de Santiago, en la Región Metropolitana.

La medida desarrollada en la capital regional se enmarca en la investigación que desde marzo de este año lidera la Fiscalía de O’Higgins sobre un grupo de sacerdotes de la región, quienes habrían realizado actos de connotación sexual con niños, a quienes entregarían beneficios económicos para ellos y sus familias además de contactar jóvenes que ejercen el comercio sexual.

En total serían 14 los actualmente suspendidos por la diócesis de Rancagua, pero según la Fiscalía este número podría aumentar según sean las diligencias. A la fecha son tres los sacerdotes que han declarado ante el fiscal a cargo del caso, Sergio Pérez.

La diligencia desarrollada en el Obispado de Rancagua busca recolectar todo el material, integrado por expedientes canónicos, investigaciones previas y antecedentes vinculados a los casos de abusos sexuales sufridos por menores de edad al interior de la Iglesia Católica.

Fiscal regional en Santiago

En el marco de la investigación el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, llegó hasta el Arzobispado de Santiago para desarrollar diligencias en el marco de la investigación en la Región de O’Higgins en que, de acuerdo a denuncias de víctimas, un grupo de religiosos agrupados en una cofradía se hacía llamar “La Familia”.

“Se trata de delitos sexuales cometidos contra menores de edad. En este caso, es importante destacar que aquí existe acción penal pública. Esto es, yo no necesito una denuncia de la persona, como podría ser un delito sexual contra un mayor de edad”, indicó el fiscal regional.

Arias agregó que con las diligencias realizadas –tanto en Rancagua como Santiago- “el objeto es pesquisar delitos contra menores de edad que en este caso aún no estén prescritos, (…) En el tema de la prescripción de los delitos contra los menores de edad es bastante relativo el asunto, porque no se cuenta desde la comisión de hecho, sino desde que el menor que ha sufrido el delito sexual cumple los 18 años”.

Noticias Relacionadas