¿Qué tiene que ver la marcha estudiantil con la economía regional?

Publicado el 18 mayo, 2018 Por Columna de Opinión

El miércoles, más de 600 alumnas(os) de diversas instituciones de educación, inundaron las principales calles de Rancagua para exigir una educación no sexista, en el contexto de la marcha convocada a nivel nacional. El sexismo ha permeado cada ámbito del desarrollo humano, social y económico, fomentando la construcción de sociedades desiguales y segregadas a un […]

El miércoles, más de 600 alumnas(os) de diversas instituciones de educación, inundaron las principales calles de Rancagua para exigir una educación no sexista, en el contexto de la marcha convocada a nivel nacional. El sexismo ha permeado cada ámbito del desarrollo humano, social y económico, fomentando la construcción de sociedades desiguales y segregadas a un nivel insostenible.

Los estereotipos de género en educación conducen a la percepción de que existen carreras para hombres y para mujeres. Las carreras de Ciencias, Tecnologías, Ingenierías y Matemáticas o STEM (acrónimo del inglés) están masculinizadas. Esto genera un efecto dominó, ya que las carreras feminizadas reciben salarios más bajos, traduciéndose en pensiones menores, perpetuando la pobreza y la desigualdad. El Foro Económico Mundial (FEM), ha demostrado que la competitividad económica se relaciona directamente con una menor brecha de género, mientras que estudios europeos, proyectan que la reducción de esta brecha en educación STEM, podría conducir a la creación de 1,2 millones de empleos adicionales para el 2050 en la unión europea (UE). Esto en la práctica significa un aumento del PIB per cápita de un 2.2% a 3.0%, es decir, entre 610 y 820 millones de Euros.

¿Qué pasa en la Región de O´Higgins?, lamentablemente no tenemos estudios específicos. Chile figura en el puesto 63 del Índice Global de Brecha de Género del FEM. Además, presenta la menor tasa de mujeres en I+D entre los países de Latinoamérica y el Caribe, que en el sector de ingeniería y tecnología no supera el 19% (unesco en 2017). El estudio de Cisco IDC Skills Gap 2016, realizado en 10 países de Latinoamérica, estimó que en Chile existirá para el 2019 un déficit de 31% de profesionales en tecnologías de la información, lo que significa ¡19.513 empleos vacantes! ¿Cómo podrán las empresas públicas y privadas en Chile encontrar personas para cubrir estas vacantes, si la mitad de su población está escogiendo otras profesiones?

Aumentar la competitividad y la innovación en nuestra región depende en buena medida del acceso a la educación y a las oportunidades laborales de las mujeres en igualdad de condiciones. Debemos alentar a nuestras estudiantes a perseguir carreras STEM, ellas representan la mitad del talento potencial de la región y del país. No hacerlo ahora y en forma urgente, significará una seria amenaza para nuestra economía.

Dra. Vania Figueroa Ipinza

Académica Instituto de Ciencias de la Salud

Universidad de O’Higgins

Noticias Relacionadas

Columnas 21 septiembre, 2018

Más lectura, menos televisión

Columnas 21 septiembre, 2018

Querida Karol