Ley de Aborto: Clínicas privadas de Rancagua aún evalúan decisión ante objeción de conciencia institucional

Publicado el 16 mayo, 2018 Por Equipo de Corresponsales

Sin embargo, desde la Seremi de Salud señalan que actualmente poseen vínculos con el Estado.

Con el rechazo de Contraloría frente al protocolo de objeción de conciencia presentado por el Minsal, la aplicación de la ley de aborto en tres causales en estos recintos de salud tomó un vuelco inesperado.

Esto porque mediante la resolución de Contraloría se establece que las clínicas privadas que mantengan algún convenio con el Estado no podrán invocar objeción de conciencia institucional, ya que al recibir financiamiento público pasan a sustituir a los servicios de Salud.

En ese escenario, según explica el seremi de Salud, Rafael Borgoño, en la región esta resolución “no impacta en nada, porque no había todavía ninguna institución privada que se había declarado objetora”.

En ese sentido, Borgoño explica que “nosotros estamos trabajando con estas tres instituciones privadas, que son la Clínica Integral, la Isamédica y la Fusat y ellos aún no se autodefinen”, ya que, según explica, “están haciendo el catastro primero de los médicos ginecólogos y también están viendo si se declaran como una institución objetora”.

Cabe consignar que esta decisión reviste aún más complejidad considerando que tanto la Clínica Integral, como la Isamédica y Fusat, poseen actualmente vínculos con el Estado, razón por la cual, a juicio del seremi de Salud, “no van a poder declarar objeción institucional”.

Y además, la autoridad puntualiza que “mientras no se declare la objeción por parte de los médicos, tienen que hacer el procedimiento, porque existe la ley”.

Aborto en cifras

Según la información proporcionada por la Seremía de Salud, a nivel nacional -de marzo a septiembre de este año- se ha registrado “111 abortos acogiéndose a la nueva ley y, de ellos, tres corresponden a la región”, explica Borgoño.

El primero de estos tres casos se registró en el Hospital de Santa Cruz y la paciente se acogió a la causal número dos de inviabilidad fetal.

Por otro lado, el segundo caso de aborto fue tratado en el Hospital de Rengo, cuyo motivo fue la causal número 3, de violación.

El último procedimiento, en tanto, se realizó en un recinto privado de salud, frente a lo cual la madre se acogió a la primera causal con riesgo de la vida de la madre.

Respecto de estas cifras, el seremi de Salud señaló que “la demanda ha sido mucho menor de lo que se esperaba, incluso se esperaba que el 75% de la demanda fuese por la tercera causal”.

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas