O’Higgins y Rancagua le rendirán este martes el último adiós a Mauro Meléndez

Publicado el 6 marzo, 2018 Por Alex Savoy

Los restos del ex zaguero celeste tienen como destino su natal Arica. Sus ex compañeros hicieron sentir su pesar a través de redes sociales: "Siempre serás mi único ídolo en el fútbol", escribió Clarence Acuña.

Mario Mauro Meléndez Castillo recibirá esta mañana su última gran despedida en Rancagua. A las 11 horas de hoy, se realizará un responso en la Iglesia El Carmen, ya que los restos del ex zaguero celeste tienen como destino su natal Arica.

El ‘Negro’ como lo conoció y elogio el mundo futbolístico entre los 80’ y 90’ por ser un gran defensa con una exquisita pegada, fue encontrado sin vida durante la tarde del domingo. Su deceso estaría ligado a varias enfermedades relacionadas con una adicción al alcohol.

El cariño hacia su figura llevó a iniciar una campaña con el fin de recaudar dineros para solventar gastos de la funeraria donde se velaron sus restos en la capital regional y lo que significará el traslado hasta Arica. Su hija Kristin fue la encargada de acudir al Servicio Médico Legal de Rancagua y es ella con quien se canaliza esta ayuda por el querido ‘Negro’.

“Triste noticia, se fue una de esas personas que no precisabas mucho tiempo para darte cuenta la calidad de persona que era y su calidad futbolística, fue un honor haber jugado contigo. (QEPD) Mauro Meléndez, mucha fuerza para su familia”, escribió su ex compañero, el uruguayo Carlos María Morales en su cuenta de Twitter.

Otro que eligió esa plataforma para despedirlo fue Clarence Acuña: “Siempre estaré agradecido de tu apoyo… Siempre serás mi único ídolo en el fútbol… y siempre serás nuestro gran capitán celeste. Hasta pronto querido Mauro. (3)”, le dedicó al ‘Negro’ el mundialista de Francia 98.

Tras ser puntal en Deportes Arica, Mauro Meléndez llegó a Rancagua a la edad de 23 años en la temporada 1986. Ganó la Copa Polla Gol de Segunda División en 1986, ascendió a Primera División en 1987, jugó cuatro liguillas de Copa Libertadores, la Copa Conmebol 1992 y fue subcampeón de la Copa Chile en 1994.

Con un breve paso a préstamo en Everton, jugó en los celestes hasta 1997. Sus 37 goles lo convierten hasta hoy en el defensor más goleador en la historia celeste.

Noticias Relacionadas