Editorial: El llamado a grandes acuerdos nacionales

Publicado el 13 marzo, 2018 Por Equipo de Corresponsales

Durante la noche del domingo, Sebastián Piñera realizó su primer discurso como presidente, desde uno de los balcones del Palacio de La Moneda. Su intervención, que duró cerca de media hora,  estuvo marcada por un llamado a los distintos actores políticos del país a trabajar por cinco grandes acuerdos nacionales “para avanzar con un verdadero sentido […]

Durante la noche del domingo, Sebastián Piñera realizó su primer discurso como presidente, desde uno de los balcones del Palacio de La Moneda.

Su intervención, que duró cerca de media hora,  estuvo marcada por un llamado a los distintos actores políticos del país a trabajar por cinco grandes acuerdos nacionales “para avanzar con un verdadero sentido de urgencia”, según palabras del propio mandatario.

Los 5 acuerdos propuestos por Piñera tiene relación con infancia, seguridad ciudadana, salud oportuna y de calidad, por la paz en La Araucanía,y para alcanzar el desarrollo y derrotar la pobreza.

Un llamado a acuerdo nacional que logra un par de objetivos. Primero, posicionar en la agenda pública los temas que tendrán prioridad en esta primera etapa del gobierno. Muchos de los cuales tienen directa relación con la bandera de lucha de la campaña del mandatario: Mayor bienestar de los chilenos, basado en mayor inversión, más trabajo y mejores salarios; sumado a una mejor calidad en la atención en salud y seguridadpública.

Segundo. Al posicionar estos temas como políticas de Estado, más allá de promesas de un gobierno específico, pone presión a las fuerza opositoras para no restarse de temas-país, cuya importancia va más allá de quien está gobernando, porque impactan directamente en la sensibilidad de los chilenos. ¿Quién podría negarse a avanzar en temas relacionados con la infancia o La Araucanía?

Esto último, porque Piñera necesita sí o sí llegar a acuerdos en ambas cámaras para avanzar en sus reformas. Y para ello, debe generar cercanías con la oposición, con el centro, la DC y alguna fuerza progresista que esté en sintonía con la forma en que se abordarán estos temas.

De lo contrario, la amenaza es latente, ya que estos proyectos de ley podrían terminar transformándose solo en iniciativas testimoniales que no lograron avances sustantivos en el Congreso, y que a la postre atenten contra el objetivo de un conglomerado que proyecta estar frente al gobierno, a lo menos, por los próximos 8 años.

Noticias Relacionadas

Columnas 20 junio, 2018

Cien días de gobierno