Delincuencia y drogas en población Costa del Sol: Sacerdote denuncia abandono de autoridades

Publicado el 7 marzo, 2018 Por Carla Dinamarca Miranda

A juicio del párroco Luis Escobar un fenómeno que ha ido en aumento.

Este fin de semana delincuentes desmantelaron el colegio ubicado al interior de la parroquia en la población Costa del Sol, dejando a los niños sin poder iniciar el año escolar. El sacerdote Luis Escobar fue quien denunció el hecho sentenciando que no es algo ajeno a la realidad del sector, donde a su juicio la delincuencia y el tráfico de drogas ha ido en aumento con los años.

“El resto de los vecinos sufre robos permanentes y nunca se hace nada. Acá hay varios elementos, como por ejemplo que Carabineros no son los suficientes para atender la urgencias que hay en el sector. En segundo lugar, que los Carabineros tampoco tienen los elementos que se requieren y las herramientas, y tercero, que el lugar está en manos de la violencia y la droga”, indicó el capellán.

A esto agregó que “aquí hay verdaderas mafias, balaceras, tenemos permanentemente balaceras y es uno de los grandes reclamos que hemos hecho, los vecinos lo han confirmado”.

Según informó el párroco, pese a que Carabineros realizan intervenciones constantemente en la población, llevan detenidos, no es mucho lo que pueden intervenir, ya que es un fenómeno recurrente en la población.

Al respecto puntualizó que “la droga es la que se ha adueñado del sector, los jóvenes roban para comprar un pito porque lo que robaron no es para comérselo. Si fuera por necesidad nosotros tenemos la ayuda fraterna y permanente, se hacen bolsitas para ir en ayuda de las personas, en este caso uno sabe que se reducen cosas y los  vecinos inescrupulosos las van a comprar o simplemente los traficantes las cambiarán por alimentos”.

En este sentido, el capellán indicó que en este tiempo han sido abandonados por las autoridades. “Yo he hablado con todo el mundo, solo me falta hablar con el presidente que viene ahora, pero durante estos últimos años hemos reclamado, llamado a personas, autoridades y le sacan el quite; hay autoridades que dicen que es muy exagerado”.

A esto agregó que “yo llevo 18 años aquí y esto ha ido en aumento. Si bien es cierto que aquí ha habido violencia, consumo y tráfico, yo veo que en los últimos años la cosa se incrementó y la población se puso más violenta, ya no hay miramientos, hasta casquillos de balas se han encontrado en el colegio. No es un tema que nos imaginemos, es algo que está sucediendo”.

Noticias Relacionadas