Vuelta a clases: Estudio revela el cambio de los padres jóvenes en la alimentación de sus hijos

Publicado el 24 febrero, 2018 Por Equipo de Corresponsales

Según un estudio, la conducta de los padres jóvenes representa el mayor cambio de hábitos al incorporar alimentos saludables en las colaciones de sus hijos.

Hoy se entregaron los datos de la segunda encuesta Come Sano de Jumbo y GfK Adimark con foco en el consumo de colaciones escolares. Los resultados arrojan como principal hallazgo que el 65% de los padres reconoce haber empezado a restringir ciertos ingredientes en las colaciones de sus hijos en el último año.

Jumbo, en línea con su campaña Come Sano, quiso entender, desde la percepción de los chilenos, cuál es la importancia que tienen las colaciones en la vida de los niños, cómo han cambiado los hábitos alimenticios y cuáles son las principales barreras que existen para que comamos más sano.

“Alimentarnos de forma saludable y equilibrada es algo que nos involucra a todos. Con nuestro programa “Come Sano” buscamos concientizar a la población sobre la importancia que tienen las colaciones en el desarrollo de los niños”, explica Rodrigo Sahr, Gerente de Marketing de Supermercados Cencosud.

Los chilenos cambian sus hábitos

Dentro de los principales hallazgos destaca la lista de alimentos que más han disminuido su consumo dentro de los que se encuentran los alimentos azucarados, la comida chatarra y las grasas.

El 68% de los encuestados reconoce haber modificado el consumo de ciertos alimentos por la Ley de Etiquetado, vigente desde junio de 2016. Además, el Estudio revela que los padres han potenciado el consumo de frutas y verduras y la práctica de deporte.

Padres jóvenes impulsan el cambio de tendencia.

Según el estudio, actualmente el 76% de los padres está preocupado de que sus hijos lleven colaciones saludables al colegio, es decir, alimentos naturales, bajos en calorías, azúcares y grasas; tales como frutas, yogures y cereales. Mientras que los snacks salados, bebidas y chocolates son considerados como colaciones por un pequeño grupo.

Son los padres más jóvenes, entre 25 y 34 años, quienes están más preocupados por la alimentación de sus hijos mientras que los mayores de 55 años son los que se muestran menos preocupados.

“Notamos que a mayor edad de los niños, mayores son los padres y existe una menor preocupación por las colaciones de sus hijos”, mientras que “Los padres más jóvenes tienen hijos más pequeños y se preocupan más por sus colaciones”, explica Catalina Correia, de GfK Adimark.

“El Estudio arroja también que la brecha de género aún persiste entre quienes se encargan de planificar las comidas: el 70% de los encuestados organiza las colaciones de sus hijos y de ese grupo uno 98% son mujeres y un 42% hombres”.

Noticias Relacionadas