Víctimas de abusos sexuales piden que responsables sean expulsados de forma inmediata de Congregación Marista

Publicado el 9 febrero, 2018 Por Equipo de Corresponsales

"Ya sea como encubridor, entregador u otros perfiles que determine el proceso", aseguran a través de un comunicado.

A través de un comunicado, los afectados por abusos sexuales infantiles al interior de  la Congregación Marista dieron a conocer las razones por las cuales decidieron participar de la investigación canónica que lleva adelante el Padre David Albornoz, poniendo énfasis en que a pesar que “no nos conocíamos hasta hace unos meses y hoy nos une el dolor”.

Recuerdan que “al contar públicamente el delito que sufrimos siendo niños buscamos que tanto la comunidad marista como la Iglesia Católica puedan
asumir la responsabilidad, que no todos quieren ver, sanar las profundas heridas que han
dejado sus acciones y omisiones”.

Agregan que “nuestra búsqueda de justicia la realizamos en todos los ámbitos en que se abra una puerta para ello. Es por eso que además de las acciones legales ya iniciadas en la justicia ordinaria, hoy entregamos nuestro testimonio ante el investigador canónico”.

A juicio de los denunciantes “Naciones Unidas ha sido muy clara en las recomendaciones urgentes que ha realizado al Vaticano respecto del derecho canónico, especialmente en lo que se refiere a garantizar un debido proceso y respetar los derechos humanos de quienes son parte de las mismas”.

Es por ello que “nosotros asistimos a estos encuentros acompañados de nuestros abogados y, para asegurarnos de que se están respetando nuestros derechos humanos, exigimos (…) que se levante acta con nuestras declaraciones, firmadas por todos y con copia para cada uno de nosotros”.

Esperan que “esta investigación derive en la expulsión inmediata de la Congregación a todos quienes abusaron sexualmente de los niños que estaban a su cuidado en los colegios maristas de Chile. Así como a todo aquel que resulte responsable, ya sea como encubridor, entregador u otros perfiles que determine el proceso”.

“Que la Iglesia Católica ponga a disposición de la justicia chilena a quienes han cometido abuso sexual contra menores de edad, encubridores,
entregadores y todo aquel que esté vinculado a estos delitos sexuales contra la infancia” y que “esta investigación se haga cargo de la alarma que encendimos los sobrevivientes respecto del peligro en que se encuentran niños y niñas que  asisten a colegios y otras actividades cuando no hay cuidados mínimos hacia ellos; como ocurrió con nosotros, que crecimos desprotegidos y al alcance de depredadores sexuales que nos seleccionaban y abusaban de nosotros en total impunidad”.

La carta es firmada por Jaime Concha Meneses, Gonzalo Dezerega Bustamante, Eneas Espinoza Gallardo, Isaac Givovich Contador, y
Eduardo Rozas Honorato.

Noticias Relacionadas