La importancia de la mediación: Superintendencia de Educación resolvió 83 conflictos entre colegios y apoderados

Publicado el 6 febrero, 2018 Por Patricio Hernández

La directora regional del organismo explicó que la medida “permite que ellos mismos resuelvan, al interior de su comunidad educativa, los problemas”.

Con el fin de servir como intervinientes y resolver conflictos entre, principalmente, establecimientos educacionales y apoderados o alumnos, la dirección regional de la Superintendencia de Educación ha implementado el sistema de mediación, servicio que solo en 2017 ya ha recibido 83 casos en O’Higgins.

Al respecto, la directora regional del organismo, Lorena Cuevas, explicó que “la mediación viene a ser un proceso que hoy está acompañando a las escuelas, que acompaña también al ciudadano cuando está haciendo alguna denuncia que se puede resolver en la escuela y que, por situaciones de falta de comunicación, falta de llegar a acuerdo, no se ha logrado resolver en la escuela”.

Respecto a las cifras regionales, Cuevas señaló que “nosotros tenemos 17 expertos en la región, tenemos una mediadora permanente, que ha estado trabajando durante el año 2017. Si a nivel nacional se hicieron alrededor de mil mediaciones, nosotros en la región tuvimos 83 durante el 2017. De esas 83, todas salieron satisfactorias, y tenemos dos que están a la espera, porque llegaron a fin de año y se retomarán en marzo”.

El rol de la mediación

La directora regional de la Superintendencia de Educación detalló que “lo importante de estas mediaciones es, primero, que permite que las partes, sea el establecimiento, representado por el director o sostenedor y los apoderados u otros denunciantes, se comprometen y colaboran con la resolución del problema”.

En esa línea, recalcó que, generalmente, “el sostenedor se compromete, generalmente, a mejorar los procedimientos y acompañamientos desde lo técnico pedagógico, las condiciones de infraestructura, también los acompañamientos psicoemocionales a los alumnos cuando tiene que ver con una temática de conducta”.

En cuanto al rol de los apoderados, Cuevas sostuvo que la medida “busca que los padres y apoderados se comprometan aún más con los procesos de acompañamiento desde el hogar”.

Entre los casos que son tratados en la mediación, la representante de las Supereduc detalló que “las materias en que más hemos mediado tienen relación con niños que tienen conductas disruptivas dentro de la sala y que pueden generar algún conflicto o con el profesor o con los mismos estudiantes u otros apoderados”. En esos casos, detalló, “el establecimiento termina comprometiéndose a generar apoyo desde lo psicoemocional, poner profesionales a disposición de manera especial para atender a este niño y los padres, de acotar todas las instancias de un tratamiento”.

“Hoy los establecimientos observan que la mediación es una herramienta que permite que ellos mismos resuelvan al interior de su comunidad educativa los problemas y que eso permite una mejora”, concluyó la autoridad.

Noticias Relacionadas