Pese a ser potencia pesquera: Menos del 40% de la población consume pescados y mariscos una o más veces a la semana

Publicado el 5 febrero, 2018 Por Patricio Hernández

Los productos marinos tienen una serie de beneficios para los consumidores.

Durante el verano el calor y las vacaciones hacen que queramos consumir alimentos frescos, de temporada o más ligeros. En ese marco, pescados y mariscos son una excelente opción, una rica fuente de proteínas de alto valor biológico, las cuales, ayudan al crecimiento, formación de estructuras, masa muscular, función inmunológica y cicatrización. Por otro lado, nos aportan fósforo, zinc, hierro, ácidos grasos y vitaminas del complejo B.

Sin embargo, ni los 4.200 kilómetros de costa que acompañan a la geografía de Chile, ni el hecho de ser una de las potencias pesqueras y acuícolas más importantes del mundo, han impulsado el consumo interno de productos del mar, ya que solo un 39% de la población consume pescados y mariscos una o más veces a la semana, según la Encuesta Nacional de Consumo Alimentario (ENCA 2010).

Al respecto, Paulina Hernández, nutricionista y jefa de producto del Programa Vivir Bien de Sodexo, destaca las principales propiedades nutricionales asociadas al consumo de pescados y mariscos, con la finalidad de fomentar en consumo del producto:

En ese sentido, Hernández recalcó que “los pescados y mariscos representan una buena fuente de vitaminas y minerales, como el hierro, calcio, yodo y zinc. El hierro previene la anemia, el zinc favorece el crecimiento, el calcio es esencial para formación de huesos y el yodo ayuda al equilibrio hormonal”.

Asimismo, la especialista detalló que “en cuanto a las vitaminas, destaca la presencia de la vitamina B, que ayuda al sistema nervioso y la vitamina A, que tiene relación con una piel y dientes sanos”.

“La pescada, merluza, reineta y mariscos como cholgas, choritos, almejas, machas, etc., son productos bajos en calorías y se recomienda su consumo lo más natural posible, sin frituras o adición de exceso de grasas, como salsas o quesos”, agregó.

Otra de las propiedades de los productos marinos, es que “protegen el sistema cardiovascular”. “Estudios han demostrado que un alto consumo de pescados grasos o azules se asocia inversamente con el riesgo de presentar un infarto cerebral”, detalló.

A pesar de que los pescados y mariscos son excelentes productos, no podemos descuidar su preparación. “Es recomendable que los mariscos y pescados siempre estén cocidos. En el caso de que se consuman crudos, lo ideal es comer estos productos en un lugar en el que se sigan las cadenas de frío y que sean establecimientos seguros, con normas de sanidad al día”.

Finalmente, la nutricionista advirtió que “si se quiere tener una alimentación más saludable, lo mejor es preparar los pescados y mariscos de la forma más simple posible, sin aderezos, con el fin de aprovechar todas sus bondades y evitar los excesos de calorías”.

Noticias Relacionadas