Consejos para no sufrir la temida otitis en lo que resta del verano

Publicado el 19 febrero, 2018 Por Alex Savoy

Cambios de temperatura, agua en los oídos , aire acondicionado y otros factores pueden dar lugar a la aparición de esta infección dolorosa.

Aún queda la última parte del verano y los especialistas reiteran los cuidados que se debe tener para no sufrir de la temida otitis que tan presente se hace en estos días por los cambios de temperatura, agua en los oídos , aire acondicionado y otros factores que pueden dar lugar a la aparición de esta infección dolorosa y que requiere de tratamiento médico.

La otitis, una de las dolencias más comunes en verano, por eso ha sido señalada como la primera causa para revisar la salud auditiva, según el último estudio de los Centros GAES, “Estudio de hábitos de cuidado auditivo en Chile”. Un 44 % de las personas encuestadas señalaron que una otitis los motivó a consultar con el médico.

4 consejos preventivos 

En la piscina:  Se produce por la entrada de agua y humedad prolongada en el conducto auditivo externo. Para evitar cualquier molestia, lo mejor es mantener los oídos secos tras el baño. El fonoaudiólogo Luciano García aconseja secar el pabellón auditivo externo con toalla. Aunque sin duda que lo más efectivo es la utilización de tapones que se adapten bien a los oídos y que eviten la entrada de agua.

Calor: El uso del aire acondicionado también hace que se resientan nuestros oídos. Esto se debe a que estos aparatos reducen la humedad ambiental produciendo un ambiente artificial frío y seco, lo que afecta a las vías respiratorias.

Deshidratación: Se debe prestar una mayor atención a los niños y ancianos, quienes son más propensos a padecer estas situaciones. Para ello la clave es aumentar la ingesta de líquidos en los días más calurosos, sobre todo por la disminución del volumen de sangre en circulación y la tensión arterial baja. En este caso,

En avión: Algunas personas son especialmente sensibles a los cambios de presión y, por ello, al viajar en avión y cambiar de altura se resienten sus oídos. Los cambios de presión pueden provocar molestias auditivas y llegar a ocasionar una pérdida de audición temporal.

Noticias Relacionadas