Accidente ocurrido en actividad recreativa organizada por empleador es accidente de trabajo

Publicado el 8 febrero, 2018 Por Columna de Opinión

Se trata de un trabajador que sufrió un accidente, cuando regresaban a su hogar, con fecha 16 de diciembre de 2016, de una actividad recreacional organizada por su empleador. Los organismos de salud lo calificaron como accidente común. Se consultó a la Superintendencia de Seguridad Social, pidiendo que se declarara el accidente como laboral. El […]

Se trata de un trabajador que sufrió un accidente, cuando regresaban a su hogar, con fecha 16 de diciembre de 2016, de una actividad recreacional organizada por su empleador. Los organismos de salud lo calificaron como accidente común.
Se consultó a la Superintendencia de Seguridad Social, pidiendo que se declarara el accidente como laboral.
El Organismo Contralor determinó que, de conformidad con lo que dispone el artículo 5° de la ley N°16.744, sobre Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales, se entiende por accidente del trabajo toda lesión que una persona sufra a causa o con ocasión de su trabajo y que le produzca incapacidad o muerte. Conforme a dicha disposición legal y tal como lo ha señalado la jurisprudencia de la Superintendencia, para que proceda calificar un accidente como del trabajo es necesario que la lesión se haya producido en relación directa o indirecta con el trabajo de la víctima.
Agrega en su inciso 2° que también son accidentes del trabajo aquellos que ocurren en el trayecto directo, de ida o de regreso, entre la habitación y el lugar de trabajo.
La jurisprudencia vigente de la Superintendencia, ha resuelto que los infortunios acaecidos en el marco de las actividades organizadas por la entidad empleadora, sean de carácter deportivo, cultural u otros similares, pueden ser considerados como accidentes con ocasión del trabajo. En efecto, si bien en tales casos las actividades no tienen relación directa con el quehacer laboral del trabajador, es indiscutible que se enmarcan en el ámbito de la relación del trabajo, y que por su intermedio se persigue consolidar una relación fluida entre los trabajadores y la empresa, que naturalmente redunda en una mejora de las actividades propias del quehacer laboral y, desde luego, en la productividad.
En la especie, establecido que la actividad en que participaba el trabajador era organizada por su empleador, cabe considerar que el siniestro es de orden laboral y aplicar las normas de la ley N°16.744 a la recuperación del accidentado.
Téngase presente.

 

Mario Barrientos Ossa.
Abogado.
Magister en Derecho U. de Ch.
mboycia@123.cl.

Noticias Relacionadas

Columnas 14 agosto, 2018

Libertad de expresión

Columnas 9 agosto, 2018

[opinión] Un nuevo semestre