Carta al director:

Publicado el 12 enero, 2018 Por Cartas al Director

Señor director: A través de las páginas de nuestro diario amigo, quiero rendir un homenaje de admiración y gran respeto a la memoria de nuestro estimado amigo, don Juan Masferrer Pellizari, que dejó este mundo, rodeado del cariño de su familia, de sus amigos y de la comunidad regional, que sintió fuertemente su partida. Juan […]

Señor director:

A través de las páginas de nuestro diario amigo, quiero rendir un homenaje de admiración y gran respeto a la memoria de nuestro estimado amigo, don Juan Masferrer Pellizari, que dejó este mundo, rodeado del cariño de su familia, de sus amigos y de la comunidad regional, que sintió fuertemente su partida.

Juan fue un hombre de una sola línea, nunca flaqueó en sus creencias y principios, los defendió con valor, y entregó la mayor parte de su vida al servicio público, desempeñando las funciones de alcalde de Las Cabras, diputado de la República y embajador de Chile en Guatemala. Todas las desempeñó con singular dedicación y entusiasmo, obteniendo en todas ellas logros relevantes.

Fue un hombre sencillo, muy sociable, sin aires de grandeza, servicial y entregado a ayudar a quienes más lo necesitan, los más humildes, con los cuales tenía una extraordinaria cercanía. Nunca lucró de sus cargos, no amasó fortunas con su desempeño, fue un servidor público limpio y honesto, y eso nos agrada y enorgullece. La huella o’higginiana se percibe en los actos de su vida.

Formó un notable matrimonio con esa gran mujer que es Jacqueline Vidal Delaigue, que lo acompañó con fuerza en todas sus actividades, contribuyendo no poco a sus logros. Fue padre de Juan Manuel, quien heredó su vocación de servicio público, y acogió como verdaderos hijos suyos a Carlos y Carolina Bonomo Vidal, hijos del primer matrimonio de Jacqueline, formando con ellos una sola gran familia, sin distingo alguno.

El resumen es que su vida fue plena, sirvió antes que ser servido, dio antes que recibir, sin esperar más recompensa que la que hoy recibe, en el Más Allá, a manos llenas: el enorme cariño y gratitud de miles de personas, y la certeza que su memoria perdurará. Su ancha sonrisa no se borrará.

Envío a través de estas líneas un cariñoso saludo a Jacqueline y a toda su familia, y no me cabe duda que tantos sentimientos de amistad y cariño recibidos en estas horas tristes, aminorarán el dolor de su pérdida física.

Mario Barrientos Ossa

Abogado y escritor

Noticias Relacionadas