[Opinión] Para saber y contar CXCV: Escenario político nacional

Publicado el 10 enero, 2018 Por Equipo de Corresponsales

Iniciamos este año 2018, con un escenario renovado, que requiere un cuidadoso análisis. El primer punto de análisis es la derrota del candidato de la Nueva Mayoría, lo que corrobora lo que hemos dicho infatigablemente: no son necesarias las encuestas, lo que el pueblo soberano pide está claro como la luz del día y a […]

Iniciamos este año 2018, con un escenario renovado, que requiere un cuidadoso análisis.

El primer punto de análisis es la derrota del candidato de la Nueva Mayoría, lo que corrobora lo que hemos dicho infatigablemente: no son necesarias las encuestas, lo que el pueblo soberano pide está claro como la luz del día y a la vista de cualquiera que no adolezca de una ceguera irremediable.

Luego de la primera vuelta, Piñera y Guillier estaban empatados en un 46% cada uno, es decir, con un pie en La Moneda. Había un 13% de indecisos. Después del último debate televisivo, el porcentaje de indecisos bajó al 6%, Piñera subió rápidamente y ganó la elección por una mayoría que los expertos no previeron.

Las razones por las cuales una gran cantidad de ciudadanos se volcó a Piñera, fueron dos: empleo y seguridad. No hay que ir a La Sorbonne para saber que eso es lo que gente quiere. Lo demás es música.

El vuelco lo produjo la mala imagen de Guillier en la televisión, hablando de “meter la mano al bolsillo” y frases añejas como el mundo: “hasta la victoria siempre”. Esas frases alejan de la victoria siempre.

El segundo elemento, derivado del anterior, es que Piñera obtuvo votos que no son ni serán de Chile Vamos, y tendrá como oposición al Frente Amplio, que aparece como la fuerza renovada, con figuras nuevas y con un lenguaje asertivo.

Lo dicho hace prever mucho movimiento en las calles, mucha intolerancia frente al gobierno, lo que hace bastante más complejo gobernar.

El tercer elemento, es que se observan señales muy alentadoras de reactivación económica, tanto de origen internacional, como el alza en el precio del cobre, e internas, consistentes en que comienzan a destrabarse inversiones que permanecían congeladas, al día de hoy, de más de ocho mil millones de dólares.

Si la economía mejora, si el empleo estable y con seguridad social sube, si se combate a la delincuencia y al terrorismo con firmeza, es posible prever días mucho mejores y expectativas nacionales gratas.

Lo esencial en todo esto es que cada uno de nosotros esté dispuesto a colaborar, a hacer más y pedir menos. Esperamos que así sea.

 

Mario Barrientos Ossa.
Abogado.
Magister en Derecho U. de Ch.

Noticias Relacionadas

Columnas 18 julio, 2018

Concluyó el fútbol

Columnas 17 julio, 2018

Carta al Director: