Operación Renta 2018: Experto entrega importantes consejos para enfrentar el proceso

Publicado el 3 enero, 2018 Por Patricio Hernández

Diego Berríos recomendó buscar “información y asesoría” para evitar sanciones.

Para muchas pequeñas y medianas empresas la Operación Renta, que comienza su nuevo período en abril, se transforma en un verdadero dolor de cabeza cuando no se cuenta con información contable y tributaria oportuna, por lo que es de vital importancia manejar los conocimientos correspondientes básicos para lograr un trámite exitoso tanto para el Servicio de Impuestos Internos (SII), como también para trabajadores y empleadores.

Para Diego Berríos, socio de IUS Abogado Tributario, lo más importante para enfrentar este proceso con éxito es “contar con información y asesoría adecuadas, pues de lo contrario, incide en el monto de impuesto a pagar y en eventuales sanciones pecuniarias, además de responsabilidades administrativas o incluso penales. También incide en el adecuado tratamiento, control y registro de las utilidades producidas y declaradas por los contribuyentes”.

En ese sentido, Berríos agregó que “una pyme que realiza mal la Operación Renta se ve enfrentada a engorrosos y costosos procesos de fiscalización, bloqueo para la emisión de documentos electrónicos, demora en las devoluciones de impuestos y eventuales liquidaciones de impuestos, e incluso multas e intereses, que resultan siempre excesivos. Todo lo anterior unido al costo profesional de tener que resolver los problemas, a instancias del SII”.

Una correcta determinación de impuestos y un adecuado cumplimiento de las obligaciones accesorias, tienen un importante impacto económico, junto con el aprovechamiento de los beneficios tributarios que considerara la ley.

Por tal motivo, el experto detalló que “tras un buen proceso, el principal beneficio es económico, ya que incide en el monto a pagar. Además, se tendrá claridad acerca de los beneficios tributarios y la correcta determinación de los impuestos, sin intereses ni multas. En muchos casos se optará a una devolución mayor. Por otro lado, desde el punto de vista administrativo, se reduce el riesgo de tener que concurrir a instancias de fiscalización, a la revisión de los procesos y declaraciones y se evita el costo de tiempo y profesional que esto implica”.

Otro punto importante para realizar una presentación lo más adecuada posible, es que los contribuyentes deben tener claro a qué régimen tributario están adheridos; situación que se produjo por elección propia, o porque la ley le asignó un régimen por defecto, dependiendo del tipo de sociedad que se trate.

“El contribuyente deberá trabajar ordenadamente en el registro de utilidades que corresponda a cada régimen tributario que haya seleccionado. Si tiene combinación de ambos, deberá revisar los efectos impositivos de la combinación, en cada caso y deberá tener presentes los efectos legales que afectarán a los dueños o socios, o al contribuyente final del impuesto a la renta. Por su parte, los pequeños contribuyentes en regímenes preferenciales, deben tener muy presente en su declaración de renta los beneficios tributarios que hayan utilizado en el año, tales como depreciaciones aceleradas o instantáneas, suspensión de pago de impuestos -IVA y PPM-, aplicación o imputación de parte de utilidades como gastos, restricciones al uso de gastos generales y particulares, entre otros”, resaltó Berríos.

La Operación Renta 2018 es un proceso complejo para la mayoría de las organizaciones, especialmente para las pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, no es un proceso imposible, por lo que este trámite puede resultar exitoso siempre y cuando se tenga claro que lo más importante es tener una comunicación permanente con el área o empresa de contabilidad que los asesore, donde el buen entendimiento durante todo el año, no solo en el proceso renta, es clave.

 

 

 

Noticias Relacionadas