Editorial: El gabinete regional de marzo

Publicado el 3 enero, 2018 Por Equipo de Corresponsales

Ayer, el presidente electo Sebastián Piñera, se reunió con los representantes de los partidos que integran Chile Vamos, con el objetivo de discutir materias legislativas, pero también para recibir las carpetas con los nombres propuestos por cada colectividad para integrar los cargos de confianza de la nueva administración que comenzará en marzo. El mandatario deberá […]

Ayer, el presidente electo Sebastián Piñera, se reunió con los representantes de los partidos que integran Chile Vamos, con el objetivo de discutir materias legislativas, pero también para recibir las carpetas con los nombres propuestos por cada colectividad para integrar los cargos de confianza de la nueva administración que comenzará en marzo.

El mandatario deberá entonces conformar  su gabinete, designando ministros, subsecretarios, intendentes y gobernadores, en primera instancia, para luego enfocarse en seremis y directores de servicios.

Para ello, desde Chile Vamos aseguran que cada nombre deberá pasar por un complejo proceso de chequeo que incluye Google, antecedentes judiciales, Dicom y redes sociales. A esto se sumaría un segundo filtro en la fundación Avanza Chile. La razón es evitar cuestionamientos y conflictos de intereses.

Filtro que no solo se realizará para los cargos de nivel central, sino que también para aquellos que conformarán los gabinetes regionales, o sea, seremis y directores de servicios.

Proceso necesario, que permitirá evitar bochornos de administraciones anteriores, con autoridades que duraron un día en el cargo, o renunciando antes de asumir. Pero más allá de todo filtro, es importante que el gobierno, y particularmente el que se conformará en la región de O’Higgins, cuente con los mejores nombres, más allá de cuoteos, nominaciones partidistas o las proyecciones electorales de cada colectividad.

No se puede perder de vista que el gabinete regional tendrá distintas opiniones, visiones y colores políticos, pero –independiente de sus diferencias- debe estar compenetrado y comprometido en los esfuerzos por lograr que esta región crezca, se desarrolle y avance. Que deje atrás las rivalidades ideológicas, o los dividendos  electorales que solo benefician a unos pocos.

La región de O’Higgins tiene el potencial para destacar. Existen sectores productivos que deben transformarse en el motor de la economía y otros donde se debe avanzar y reforzar las estrategias. Pero es ahí donde necesitamos de autoridades comprometidas con el desarrollo y crecimiento de la región, en un trabajo real y colaborativo entre el sector privado y público que permita, de una vez por todas, impulsar la productividad, la inversión y el empleo.

Noticias Relacionadas

Columnas 16 octubre, 2018

Desafíos post CyberMonday