Detalles de la restauración de la Iglesia San Francisco: Más de $700 millones en inversión y 420 días de obras

Publicado el 13 enero, 2018 Por Patricio Hernández

El recinto fue golpeado por el terremoto del 27 de febrero de 2010 y sufrió un incendio en 2014.

En la periferia del damero central de Rancagua, cerrando la peatonal Estado por el lado sur, se encuentra uno de los monumentos más reconocidos de los franciscanos en la capital regional. Se trata de la Iglesia San Francisco de Asís, que luego de ser golpeada por el terremoto del 27/F tendrá una nueva oportunidad como templo parroquial, gracias al proyecto que ejecuta la Dirección Regional de Arquitectura del MOP.

La historia de este edificio católico se remonta a fines del 1800, cuando hubo la necesidad de construir un nuevo templo en la ciudad. En 1894 se puso la primera piedra de la iglesia, en la misma ubicación que actualmente se encuentra, para ser inaugurada en 1904 con un estilo románico y tendencias neoclásicas.

La parroquia San Francisco de Asís recién fue creada en el año 1966, donde además se agregaron un salón parroquial y oficinas a la iglesia ya existente. Pero fue en 1985 cuando recibió su primer gran golpe. El terremoto de ese año dañó el frontis, la techumbre y ocho columnas de la nave central, cuya restauración culminó el año 1999.

Una década después, el 27 de febrero del 2010, la historia volvió a repetirse. Un nuevo sismo, remeció nuevamente la estructura, dejando daños considerables. A esto se sumó un incendio, que afectó la casa parroquial y sus oficinas en 2014, pero que no alcanzó a extenderse hasta la nave central del templo.

A ocho años del terremoto, la Dirección de Arquitectura del MOP la encargada de realizar los trabajos de restauración. La idea es dotar a la estructura de albañilería existente de los elementos de confinamiento necesarios, es decir, pilares, vigas y cadenas de hormigón armado, para que la edificación mejore su capacidad resistente frente a futuros sismos, de acuerdo a los estándares de diseño actual.

Se trata de una superficie de 1.433 metros cuadrados a mejorar, con una inversión del Gobierno Regional superior a los $784 millones y que se espera esté terminado luego de 420 días de trabajo.

“Actualmente tenemos casi 24% de avance físico de esta obra, que sabemos es muy importante para la comunidad rancagüina, porque no solamente se trata de un templo, además es un edificio que identifica la arquitectura de la ciudad. Nuestro objetivo es rescatar la estructura que ha sido dañada por los constantes sismos de gran magnitud que han afectado a la región y entregarle un mayor soporte que le permita recobrar su capacidad sismo-resistente”, explicó la seremi de Obras Públicas, Natalia Sánchez.

Noticias Relacionadas