Tratamiento mínimamente invasivo ayuda a superar la molesta incontinencia urinaria

Publicado el 24 diciembre, 2017 Por Alex Savoy

Se trata de un pequeño dispositivo médico que se implanta debajo de la piel en forma quirúrgica para modular los nervios sacros.

Hace cinco años en el sector público de salud se desarrolla un innovador tratamiento mínimamente invasivo y reversible permite que los pacientes que sufren incontinencia urinaria –entre el 25 y el 30% de las mujeres menores de 50 años- vayan mejorando notoriamente su calidad de vida.

La Neuromodulación Sacra (SNM, por su sigla en inglés), o Neuromodulación de Raíces Sacras, es aconsejada cuando otras alternativas no han resultado. Se trata, básicamente, de un pequeño dispositivo médico que se implanta debajo de la piel en forma quirúrgica para modular los nervios sacros, que se extienden en el área pélvica desde la base al coxis, con impulsos eléctricos suaves.

Una de las más importantes ventajas de la Neuromodulación Sacra de Medtronic es que el paciente puede realizar una prueba para determinar si será efectivo en su caso y sólo si esa prueba es positiva se realiza el implante posterior.

En Chile casi cerca del 30% de la población tiene problemas de vejiga hiperactiva. La patología consiste básicamente en la pérdida involuntaria del control de la vejiga y es dos a tres veces más frecuente en mujeres que en hombres.

En el país no existen estudios que indiquen la incidencia o prevalencia de esta afección, pero se estima que afecta entre un 25 y 30% a las mujeres menores de 50 años. Este porcentaje aumenta sobre los 60 años de edad, tanto en hombres como mujeres.

Las personas ven afectada su calidad de vida, ya que al no lograr controlar voluntariamente la vejiga deben estar permanentemente cerca de un baño o básicamente no salir de sus casas por vergüenza a tener un episodio en público.

Hay dos tipos de incontinencia. Primero está la de esfuerzo, la que se refiere a la pérdida de orina al toser, reír, hacer ejercicio, entre otros. Por otro lado, se encuentra la de urgencia, que se refiere a unas repentinas ganas de orinar y que no permiten que la persona llegue a un baño a tiempo.

Los partos, en especial, cuando han sido varios, la obesidad y los problemas de marcha son las causas más frecuentes de la incontinencia urinaria de esfuerzo.

Javier Pizarro Berdichevsky, uroginecólogo del Hospital Sótero del Río y de la Red de Salud de la Universidad Católica, menciona que la incontinencia de urgencia es la más común y que a menudo no se conoce la causa de su padecimiento, pero que puede ser consecuencia de diferentes cuadros, desde trastornos neurológicos, pasando por infecciones, cálculos, tumores o radioterapia.

También agregó que, según el grado de severidad de los síntomas, existen distintas opciones para tratarla, desde las más sencillas -como cambios en la dieta y el estilo de vida-, hasta más complejas, como por ejemplo cirugías. Dentro del grupo de las terapias avanzadas mínimamente invasivas y reversibles se encuentra la Neuromodulación Sacra (SNM, por su sigla en inglés), o Neuromodulación de Raíces Sacras, aconsejada cuando otras alternativas no han resultado.

Se trata, básicamente, de un pequeño dispositivo médico que se implanta debajo de la piel en forma quirúrgica para modular los nervios sacros, que se extienden en el área pélvica desde la base al coxis, con impulsos eléctricos suaves.

El paciente comanda el dispositivo y puede controlar la intensidad de los impulsos eléctricos e incluso apagarlo.

Una de las más importantes ventajas de la Neuromodulación Sacra de Medtronic es que el paciente puede realizar una prueba para determinar si será efectivo en su caso y sólo si esa prueba es positiva se realiza el implante posterior. De todas maneras, se trata de una terapia reversible, ya que se puede remover con una simple intervención.

 

Noticias Relacionadas