Gabriel Milito y O’Higgins arrancan con varios temas pendientes el nuevo año

Publicado el 29 diciembre, 2017 Por Alex Savoy

Para el periodista Nicolás Urzúa los celestes deben tener como misión recuperar el protagonismo perdido tras el pésimo año 2017.

El 4 de enero O’Higgins de Rancagua comenzará la pretemporada en el Monasterio Celeste, primera al mando del técnico argentino Gabriel Milito, quien tiene como misión de entrada borrar los bajos resultados de la segunda parte de este año y conseguir reinsertar al equipo en los puestos de avanzada, con la condicionante que desde ahora será un solo torneo de 30 fechas.

El periodista de Radio Bienvenida, Nicolás Urzúa, apunta que una de las primeras misiones será para el DT trasandino, que desde ya no tendrá ningún colchón que calme los ánimos. “Milito debe consolidar su idea y traer los jugadores que uno imagina que él quiere, y no que terminen imponiéndoselos como le pasó de cierta manera a Arán, quien visó fichajes como los (Mauro) Visaguirre y (Lautaro) Comas, que al final terminaron siendo borrados por el propio Milito”.

En ese contexto, Urzúa también señala que desde el fondo futbolístico este O’Higgins de Milito asimismo tiene como deuda convencer al hincha rancagüino que el estilo de posesión bien aceitado puede devolverlos a los primeros puestos.

“Si bien tuvo tres partidos de pasajes de buen fútbol, tampoco pudo desarrollar una gran campaña ni tampoco demostrar un paladar futbolístico que le gustara al hincha”, precisa el periodista.

Para Urzúa el camino de Milito y los suyos es uno solo: “O’Higgins tiene que volver a tomar la senda que tuvo no solo la temporada 2016, sino que viene construyendo con buenas campañas más atrás. Porque si bien tocó techo el 2013, había tenido campañas postreras donde se estuvo peleando puestos de avanzada, muy por el contrario a lo vivido la temporada, pasada donde en ningún aspecto para O’Higgins fue positivo desde la extensión del contrato de Cristián Arán”.

Sin embargo, el periodista de la Universidad Diego Portales advierte una realidad que dejó la malograda campaña del 2017. “O’Higgins está en una desventaja en el mercado porque si bien tiene recursos, otros equipos como Temuco, Unión Española, tendrán competencia internacional y los jugadores se decantan por ellos al ofrecer una mejor vitrina”.

De todas formas, para Nicolás Urzúa la llegada de un experimentado como Roberto Cereceda se puede entender como una señal que se aprendió del último fracaso. “Cereceda es un jugador probado y si se da lo de Ramón Fernández al margen de las dudas que genere sus rendimientos en clubes como la ‘U’ y Colo Colo, termina rindiendo en Rancagua. Considero que ellos y otros nombres que están sonando pueden llevar a O’Higgins a tener un mejor 2018”, sentenció.

Noticias Relacionadas