Inclusión laboral de discapacitados: Un llamado a la acción

Publicado el 5 diciembre, 2017 Por Columna de Opinión

Según el último Estudio Nacional de la Discapacidad (año 2015), del Ministerio de Desarrollo Social, en Chile el 20% de la población mayor de 18 años se encuentra en situación de discapacidad. De estas 2,6 millones de personas, el 57,2% está inactivo; el 3,6%, desocupado; y sólo el 39,3%, tiene empleo. Considerando estas cifras, la […]

Según el último Estudio Nacional de la Discapacidad (año 2015), del Ministerio de Desarrollo Social, en Chile el 20% de la población mayor de 18 años se encuentra en situación de discapacidad. De estas 2,6 millones de personas, el 57,2% está inactivo; el 3,6%, desocupado; y sólo el 39,3%, tiene empleo.

Considerando estas cifras, la Ley de Inclusión para Personas con Discapacidad, promulgada en nuestro país finalmente este año, debiese abrir un nuevo camino en lo que a inclusión se refiere. Bajo esta normativa, se reserva el 1% de empleos para personas con discapacidad o asignatarias de pensión de invalidez de cualquier régimen previsional, en organismos públicos y empresas con 100 o más trabajadores.

Es así que alrededor de 7.600 empresas del sector privado deberán aplicar esta cuota de inclusión, lo que abriría alrededor de 25.000 cupos en el sector privado. Por su parte, las 158 instituciones del sector público habilitarían alrededor de 2.500 puestos de trabajo.

Sin embargo, para una materialización de esta ley que implique una real inclusión, es fundamental que en las empresas trabajemos fuertemente en educar a nuestros colaboradores sobre los distintos tipos de discapacidad y sobre cómo hacer de la inclusión parte de nuestro día a día. En ese sentido, realizamos distintas actividades destinadas a sensibilizar y educar a diferentes actores del mundo privado y la sociedad civil en la aceptación, respeto y aprovechamiento de la riqueza que todas las formas de diversidad nos posibilitan.

En la diversidad, creemos, no sólo reflejamos como empresa a la sociedad en que operamos, sino que obtenemos una visión más rica, compleja e innovadora para los productos y servicios que ofrecemos. Claramente, valor de la diversidad y la inclusión son fundamentales para crear un futuro sostenible. Por lo mismo como empresas debemos comprometernos en educar a nuestros públicos internos y externos sobre cómo relacionarse de forma natural con las personas en situación de discapacidad, en ayudarlos a conocer la realidad que viven, el uso correcto del lenguaje y en promover su inserción en el mundo laboral.

Estamos firmemente convencidos que el éxito de las compañías depende en gran medida de contar con políticas de diversidad efectivas, donde las capacidades y talentos de las personas sean el único distingo importante y no su condición.

Diego Delpiano,

Gerente de Recursos Humanos

BASF

 

Noticias Relacionadas