Editorial: La polémica del 2 de enero

Publicado el 21 diciembre, 2017 Por Equipo de Corresponsales

Polémica ha causado la medida aprobada por la Cámara de Diputados que les permitirá a los legisladores entrar a trabajar más tarde el 2 de enero. El motivo  principal es darle facilidades a los parlamentarios de regiones para que alcancen a llegar a la sesión. A pesar de que desde la Cámara se aseguró que […]

Polémica ha causado la medida aprobada por la Cámara de Diputados que les permitirá a los legisladores entrar a trabajar más tarde el 2 de enero. El motivo  principal es darle facilidades a los parlamentarios de regiones para que alcancen a llegar a la sesión.

A pesar de que desde la Cámara se aseguró que no se perderá una sola hora de trabajo, la medida está lejos de pasar inadvertida.

Y la polémica aumentó con la intervención durante la mañana del miércoles del diputado Fernando Meza, quien arremetió contra los integrantes del matinal de TVN, a raíz de los comentarios que en ese programa se hicieron de esta situación.

El diputado, en su derecho de responder a las críticas, detalló en el hemiciclo en qué consiste el trabajo parlamentario. Hasta ahí correcto. Pero el diputado fue más allá: No solo trató a los involucrados de “seudoperiodistas o seudoopinólogos”, sino que además, manifestó la intención de “pedir que Televisión Nacional nos envíe las nóminas de esas personas, el horario que trabajan, los sueldos que perciben”.

El error del diputado radica en desviar las críticas respecto a la decisión de retrasar el ingreso a sus labores el 2 de enero, atacando la labor de los medios de comunicación, en este caso en particular de TVN. Pedir “nóminas” o culpar a la prensa por un problema que nació en la Cámara da Diputados no es la señal más prudente y adecuada en democracia.

Por otra parte, las críticas o comentarios en un medio de comunicación se deben dar dentro de los márgenes de responsabilidad, conocimiento del tema y bajo argumentos válidos. De lo contrario, se cae en la chimuchina y el cahuín.

Por último, la defensa del diputado Meza a la idea de ingresar más tarde a trabajar el 2 de enero –que ha sido duramente criticada- debe basarse en otros tipo de argumentos y fundamentos, básicamente que permitan empatizar con el chileno que  sí debe cumplir horario el 2 de enero y que se siente discriminado con esta medida.

Noticias Relacionadas