Oscar Castro, un poeta todavía desconocido

Publicado el 7 noviembre, 2017 Por Columna de Opinión

Cada 1 de noviembre suele recordarse al poeta Oscar Castro Zúñiga. Es la fecha de su prematura muerte – a los 37 de edad – hace 70 años. Nació en la histórica ciudad de Rancagua el 25 de marzo de 1910. Cada año el Grupo Literario “Los Inútiles “, fundado en 1933-34, y que lo […]

Cada 1 de noviembre suele recordarse al poeta Oscar Castro Zúñiga. Es la fecha de su prematura muerte – a los 37 de edad – hace 70 años. Nació en la histórica ciudad de Rancagua el 25 de marzo de 1910.

Cada año el Grupo Literario “Los Inútiles “, fundado en 1933-34, y que lo hace el más antiguo de Chile en su género, recuerda al vate con un acto junto a su tumba.

La breve existencia del escritor impidió que su fecunda creación fuera más caudalosa. Sus novelas, cuentos, poemas y cartas evidencian su alta categoría creadora.

Castro padeció el mal que afectó también a otros grandes de la literatura nacional y que lo llevó a la muerte. La tisis apenas tenía remedio en su tiempo. Lo mismo sucedió a Baldomero Lillo, el notable cuentista de los relatos mineros del carbón, y a Carlos Pezoa Véliz. Eran los males de la miseria social y también del desamparo, en los inicios del siglo veinte. Otros excelsos creadores en el plano mundial sufrieron iguales consecuencias.

El poeta de Rancagua es aún escasamente divulgado y conocido en su tierra natal y en el país. Por idiosincrasia y deformación somos amigos de la anécdota y de permanecer en ella, y no de la historia. Hay una falta, un vacío que corregir.

El poeta rancagüino dejó logradas imágenes y todo un mundo en su fino canto y en su obra. Se ha dicho de él que es el poeta de la tierra, de los callejones agrarios, de las campiñas. En la cabecera de su tumba hay versos de ese estilo. Pero Castro es también el narrador de la urbe y sus miserias, y de los laberintos mineros del cobre.

Hay momentos y trazos de su creación y de su vida que lamentablemente no son muy divulgados, espero que la omisión no sea deliberada. Me refiero a su poesía de clara impronta antiimperialista.

Es indispensable agregar y difundir información de la notable gestión cultural que el Grupo Los Inútiles realizó desde su creación en la ciudad de Rancagua.Todo aquello no puede ser pasto seco del olvido o mera narración anecdótica. Es historia de la ciudad y del país.

El escritor de Rancagua con mucho pesar es todavía un poeta desconocido en todas sus facetas. La desmemoria suele ser un hecho interesado, la amnesia que ocurre por accidente puede ser también deliberada.

Oscar Castro no ha de ser el escritor de su ciudad natal solamente, ni el poeta recordado en noviembre. Su nombre ha de trascender las fronteras geográficas y de los tiempos.

Carlos Poblete Ávila

Profesor de Estado

 

Noticias Relacionadas

Opinión 23 noviembre, 2017

Editorial: Una investigación necesaria