Los pecados que tienen hundido a O’Higgins en el fondo del Torneo Transición

Publicado el 2 noviembre, 2017 Por Alex Savoy

Peor defensa del campeonato promediando dos goles por juego y facilidad que le cobran penales, son algunas de las razones que tienen a los celestes en el último puesto de la tabla.

O’Higgins de Rancagua no solo es colista del Transición, también corridas once fechas es el arco más batido del campeonato. Los celestes han recibido 22 goles en el pórtico de Miguel Pinto, lo que entrega un promedio exacto de dos anotaciones en contra por encuentro.

En la cuarta jornada, cuando Gabriel Milito tomó al equipo, a los rancagüinos ya les había anotado siete tantos considerando el último partido del argentino Cristián Arán como técnico y las dos caídas con una dupla interina sentada en el banco.

El Capo de Provincia ha recibido goles en todas las fechas, y por contrapartida marcó solo en siete de las once jornadas. La fragilidad defensiva ha sido un dolor de cabeza sin remedio para la segunda parte del año.

¿La tendencia a salir jugando del fondo? ¿Lo mal parado que queda el equipo cuando pierda la pelota? ¿La facilidad que le cobran penales? Todas las alternativas nombradas son parte de los pecados mortales que tienen a los celestes al filo de cerrar la peor campaña desde que asumió el control la sociedad anónima.

En los ocho encuentros por el campeonato dirigidos por Milito al conjunto de O’Higgins le han cobrado cuatro penales. Everton, Antofagasta, Palestino y Audax Italiano sacaron provecho a esta situación del juego.

En tanto, pudiesen ser uno o dos más fácilmente, porque visualmente lo que más le ha costado a los celestes con Milito es la toma de decisiones en la construcción del juego y asimismo como salir jugando desde el fondo.

Lo sufrió Pablo Calandria en una pelota que cruzando a campo rival le pincha y provoca una salida rápida que concluyó con el 1 a 0 de Antofagasta. Lo padeció Miguel Pinto cuando le dejó servida la pelota para Audax logrará el empate, y recientemente el domingo Alejandro Márquez dudo en despejar o salir jugando, esos segundos terminaron con los jugadores de Wanderers recuperando el balón casi a la entrada del área que terminó con el segundo porteño.

En total de los 15 goles recibidos con el actual cuerpo técnico, siete de ellos, prácticamente la mitad, son por fases del juego que están relacionadas al cambio de estilo entre Arán y Milito.

Noticias Relacionadas