Las obligaciones que tienen colegios y el rol de apoderados ante posibles casos de abuso sexual

Publicado el 8 noviembre, 2017 Por Equipo de Corresponsales

Superintendencia de Educación aclara que los establecimientos están obligados a denunciar situaciones de este tipo.

Actualmente la Superintendencia de Educación está llevando a cabo una fiscalización por oficio en el Liceo Municipal de Requínoa, luego de que tomara conocimiento respecto del posible caso de abuso sexual dentro del establecimiento.

La situación fue confirmada por el director del liceo, quien se contactó con la institución estatal para dar a conocer los hechos.

Luego de esto se dio origen a una investigación por oficio que trajo como resultado la visita al colegio de dos fiscalizadores que recabarán toda la información necesaria a fin de determinar si el establecimiento cumplió con los procedimientos y protocolos establecidos en su reglamento interno respecto de este posible caso de abuso o si, por el contrario, hubo vulneración de la normativa educacional.

Respecto de aquello, la directora regional de la Superintendencia de Educación, Lorena Cuevas, explica que “el director o cualquier adulto dentro de la escuela, ante el simple relato de una situación de connotación sexual, tiene la obligación de denunciarlo ante sus superiores”.

En ese sentido, la autoridad hizo un llamado a los padres a “hacer las denuncias y las consultas, independiente de que se hagan en la fiscalía, ya que siempre es bueno saber o enterarse de cómo debiese haber actuado el establecimiento frente a una situación como esta”.

Los protocolos de actuación están dentro de los reglamentos internos de cada colegio, sin embargo, Cuevas advierte que “este es un documento del cual los apoderados no conocen, no se detienen a revisarlo, a interiorizarse o a hacer propuestas para mejorar estos reglamentos internos”.

Estas mejoras dicen relación también con la seguridad dentro de los establecimientos educacionales. Sobre aquello, la autoridad señala que “muchas veces, situaciones de agresión física y connotación sexual ocurren en los baños, en pasillos, en patios traseros o en momentos en que no hay nadie en los patios”.

Para evitar estos hechos la autoridad enfatiza que “se deben levantar planes de seguridad; sin embargo, hay que entender que la responsabilidad de la seguridad es del que está en el establecimiento”.

En ese sentido, la directora recomienda “estar atentos” así como “tienen que haber rondas permanentes en los patios aunque uno piense que no hay nadie fuera de sus salas”, recalcó.

Si la información recabada por los fiscalizadores concluye que hubo una vulneración del reglamento interno del liceo, “el establecimiento se expone a que se levanten cargos y eso significa un proceso administrativo”, además de una posible sanción que “puede llegar desde las 50 a las 1000 UTM, dependiendo de la gravedad de la falta”, concluyó la directora de la Superintendencia de Educación.

Noticias Relacionadas