Académico rancagüino innova con investigación social que podría dar respuestas a epidemias

Publicado el 5 noviembre, 2017 Por Patricio Hernández

El ingeniero civil matemático, Jorge Littin, lidera un equipo de la Universidad Católica del Norte que busca replicar los efectos de redes sociales en materia de salubridad.

Con el objetivo de esclarecer, mediante la investigación y la ciencia, una amplia gama de situaciones que afectan día a día a la sociedad, el ingeniero civil matemático rancagüino, Jorge Littin, inició su proyecto de estudio, junto a la Universidad Católica del Norte, donde se desarrolla como académico.

El estudio fue financiado por Conicyt, a través de su programa Fondecyt. “Ellos financian distintas iniciativas de ciencia e investigación teórica o aplicada. En ese marco, ellos financiaron mi proyecto, que se hace a través de la universidad”, explicó Littin.

Respecto a su proyecto, el ingeniero matemático relató que “me dedico a las probabilidades y estadísticas. Estoy estudiando, a nivel teórico, unos modelos aleatorios, que nacen un área puramente teórica de la física, pero que se aplican en situaciones diversas, que van desde modelos de epidemia hasta la propagación de rumores”.

En ese sentido, el profesional detalló que su estudio se basa “en modelos que estudian cómo se interactúa en contexto de personas y cómo eso produce resultados a gran escala como, por ejemplo, cuando se viralizan las imágenes y mensajes en internet. Ahí se ve cómo la gente comienza a hablar, compartir y eso produce efectos a gran escala”.

“Existen noticias de la nada, que pueden incluso ser falsas y eso se estudia desde el punto de vista más teórico”, agregó.

Actualmente, la iniciativa se encuentra “en una etapa primaria”, instancia donde “se revisan modelos, lo que han hecho otras personas y uno propone su propio aporte; después viene una etapa de aplicación, que se hace en países desarrollados, que es aplicar este modelo a datos reales”.

En cuanto a qué lo motivó a estudiar estas situaciones, el académico de la Universidad Católica del Norte sostuvo que “nace de una preocupación personal, que es de entender mejor el por qué noticias falsas se propagan con tanta rapidez”, y cómo ese efecto “se puede aplicar en un contexto más social como, por ejemplo, para entender cómo se pueden curar o controlar enfermedades, qué planes de acciones se pueden crear y cómo cuantificar los resultados de las políticas públicas de salud”.

Respecto a cuándo espera tener resultados concretos, el experto es cauto y explica que “hay personas que están toda la vida en esto. Yo, contando el tiempo como estudiante de doctorado, llevo ocho años estudiando esto y ya tenemos algunos resultados teóricos y ahora se espera hacer aplicable los resultados que se tienen”.

 

Noticias Relacionadas