Experto asegura que permitir acceso a armas no desincentivará la delincuencia

Publicado el 16 octubre, 2017 Por Equipo de Corresponsales

Docente de la Usach asegura que la eventual medida terminará “sirviendo más para que se cometan muchos homicidios entre gente inocente”.

La postura del candidato a la presidencia, José Antonio Kast, respecto a la Ley de Armas, abrió el debate respecto a si se debe modernizar o no la legislación, lo que podría permitir que más personas accedan a ellas, a objeto de usarlas en defensa propia.

Para el especialista en seguridad pública y profesor de la Universidad de Santiago de Chile, Jorge Araya, esta medida no sólo no desincentiva el delito, sino que además provocará un incremento en la tasa de homicidios provocados por armas de fuego. “Tener un arma en la casa terminará sirviendo más para que se cometan muchos homicidios entre gente inocente que para prevenir el hecho de un eventual asalto en la casa”, sostiene.

El experto pone como ejemplo el caso de Estados Unidos, donde hay muchas más libertades para que el ciudadano común acceda a un arma. En ese sentido sostiene que el país norteamericano presenta cifras de homicidio mucho peores a las de otras naciones como Francia, Alemania o Italia, que, a similares condiciones socioeconómicas, pero más restricciones, exhiben mejores indicadores.

“Así como un ciudadano bien intencionado accede a un arma, obviamente un delincuente tendrá mayores probabilidades de hacerlo, creándole un mercado para que acceda a estas”, afirma Araya. Por lo tanto, es partidario de “reforzar la restricción y hacer difícil el acceso a cualquier persona porque, de lo contrario, tendremos una sociedad llena de armas donde frente a cualquier conflicto se podrá usar porque es un elemento más que estará disponible”.

“Esta sería una medida en el supuesto de que ladrones ingresen al hogar, cuando la probabilidad de que eso suceda es muy baja. En cambio, la probabilidad de que con esa arma se termine matando gente inocente por un momento de ofuscación nos dejará con un mal mayor que quedará instalado”, enfatiza.

El docente indica que, para elaborar una política pública en la materia, no puede primar el ejemplo “dramático” que menciona Kast, respecto a un delito que no sería estadísticamente significativo. A su juicio, se debe ponderar el efecto que causaría una norma de este tipo en la población en general.

Noticias Relacionadas