Directora Sernameg y desigualdad de género: “No vamos a tener paz social si no resolvemos esto”

Publicado el 30 octubre, 2017 Por Equipo de Corresponsales

En el marco del II Seminario Internacional “Objetivos de Desarrollo Sostenible y Fiscalización”, organizado por la Contraloría General de la República, se llevó a cabo el Taller “Auditoría coordinada para evaluar la preparación de los gobiernos en la implementación del ODS 5 sobre igualdad de género”, en el que expuso la directora del Servicio Nacional […]

En el marco del II Seminario Internacional “Objetivos de Desarrollo Sostenible y Fiscalización”, organizado por la Contraloría General de la República, se llevó a cabo el Taller “Auditoría coordinada para evaluar la preparación de los gobiernos en la implementación del ODS 5 sobre igualdad de género”, en el que expuso la directora del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (Sernameg), Laura Echeverría Correa.

En esta instancia participaron también como panelistas María Graciela de la Rosa, Auditora General de la Nación de Argentina; Jéssica González, Directora de Proyectos de ComunidadMujer y Edgar Cáceres, Director de Control de la Contraloría General de Paraguay.

En su intervención, la directora nacional del SernamEG señaló que “muchas veces los asuntos de género son señalados como asuntos de mujeres y eso no es así.  A medida que hemos ido avanzando nos hemos ido dando cuenta que el desarrollo de los países pasa por la incorporación del enfoque de género en todo el quehacer nacional. No es posible el desarrollo inclusivo, no es posible una democracia, sin la incorporación de las mujeres”.

“De acuerdo a un diagnóstico global, las mujeres laboran 2/3 de las horas de trabajo a nivel global y producen 50% de la comida en el mundo. Sin embargo, sólo reciben 10% de las ganancias mundiales y son dueñas de menos del 1% de las propiedades del mundo y esto es lo que tenemos que cambiar. No vamos a tener paz social si no resolvemos esto”, afirmó la autoridad.

Junto con ello, Laura Echeverría detalló algunas de las desigualdades que viven las mujeres en Chile: Las brechas salariales que van desde el 33% al 26,6% en favor de los hombres (CASEN 2015). De cada $100 pesos de ingreso autónomo disponible en el país por concepto de remuneración, $62 pesos los recibe un hombre y $38 pesos una mujer. Esta brecha se amplía mientras más cualificación y responsabilidad jerárquica se tenga. A mayor nivel de estudios, mayor es la brecha salarial, la que llega hasta un 35%.

La titular del SernamEG señaló que “la agenda 2030 hace visible la relación de igualdad de género en el desarrollo sostenible”. Y añadió que “no es posible el desarrollo de un país si no estamos tomando en cuenta a las mujeres. Las mujeres en el mundo somos mayoría, en Chile somos el 52,7%, y, por lo tanto, todo ese talento el país no lo está aprovechando”.

Es por ello que sostuvo que “el Estado debe desempeñar un papel activo en la construcción de sociedades igualitarias. En ese sentido, las políticas públicas son una herramienta fundamental para impulsar las transformaciones hacia mayores niveles de justicia, porque expresan la decisión política de los gobiernos de avanzar en la solución de los problemas de desigualdad que afectan a las mujeres. Por lo que, para avanzar hacia el Desarrollo Sostenible, se requiere de políticas públicas orientadas a la igualdad de género. Las políticas públicas no pueden ser neutras”.

“En materia de autonomía económica, en el primer gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet se promulgó la Ley 20.255 en 2008, que establece la Reforma Previsional, que se hace cargo de las desigualdades que afectan a las mujeres en materia de pensiones dado que tienen una baja participación en el mercado del trabajo remunerado y su cara opuesta: dos tercios de las mujeres de Chile se dedican al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado y, por lo tanto, no percibirán pensión alguna. Sin esta reforma las mujeres estaríamos actualmente en peores condiciones”, señaló.

En tanto, dijo que en la actual gestión de la Presidenta se han impulsado importantes iniciativas que apuntan a promover la autonomía política de las mujeres: la Ley que sustituye el sistema electoral binominal por uno de carácter proporcional inclusivo y que incluye cuotas de género; y el Avance de la presencia de las mujeres en los directorios del Sistema de Empresas Públicas (SEP).

La autoridad planteó que “los principales desafíos son asegurar la sostenibilidad de estos avances, que han descansado en gran medida en la voluntad política de la Presidenta a través de sus directrices generales, y  apostar al rol modelador que tendría el Estado para el sector privado a través de nuevas normas es un desafío pendiente”.

Asimismo, la Directora del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, afirmó que “la voluntad política tanto del Ejecutivo como de una parte de los legisladores es un factor clave en los avances. El papel del Estado ha permitido así, modificar el orden normativo institucional, incidir en la legitimidad simbólica de la igualdad y mejorar el equilibrio de género en la distribución de recursos”.

 

La titular del SernamEG concluyó indicando que “se requiere un nuevo pacto social entre el Estado, la familia y el mercado para avanzar en igualdad y en una redistribución del trabajo total entre hombres y mujeres. Sin ello no habrá desarrollo sostenible”.

Noticias Relacionadas