Con éxito se desarrollaron primeros muestreos de desechos agrícolas en 3 provincias de O’Higgins

Publicado el 4 octubre, 2017 Por Equipo de Corresponsales

A inicios de este mes, profesionales de la Corporación del Libertador y el equipo del Núcleo de Biotecnología de Curauma recorrieron más de 15 comunas recolectando descartes hortícolas de diversos productos para luego analizarlos en laboratorio y estudiar cuáles son los componentes que se podrían rescatar para la generación de los primeros prototipos de alimentos funcionales de la Región.

Hace una semana, el equipo de investigación del proyecto Transferencia Investigación Oportunidades de Negocios en Alimentos Funcionales realizó muestreos de descartes de diversas especies de hortalizas en la Región, visitando a pequeños y medianos agricultores de las 3 provincias, y obteniendo más de 25 muestras en comunas como Chépica, Quinta de Tilcoco, Nancagua, Paredones, Pumanque, Pichidegua, Marchigüe, Peralillo y Lolol.
Dentro de las especies diagnosticadas hasta el momento se encuentran maíz, tomate, cebolla, zapallo camote, aceite de oliva y quínoa. Los profesionales del equipo de investigación siguen un protocolo de muestreo adaptado a las condiciones de este proyecto y de la zona, retirando 2 kilos de cada muestra.
El Estudio, ejecutado por la Corporación del Libertador y financiado a través del fondo de Innovación para la competitividad del Gobierno Regional de O’Higgins y su consejo Regional, busca darle valor a compuestos que se encuentran en descartes frutícolas de la Región de O`Higgins, frutas u hortalizas que no son utilizadas y generalmente se transforman en desechos o son quemadas por los agricultores.
Los pequeños agricultores que han colaborado con sus productos en este proceso se han mostrado muy entusiasmados ante la posibilidad de darle un valor agregado a sus descartes.
“Esto es muy importante para los agricultores porque gastamos mucho dinero en las siembras, nosotros vivimos de esto y cada temporada estamos desechando demasiados productos, ojalá que este proyecto continúe para que nosotros podamos seguir con nuestra agricultura”, explicó María Donoso Morales, agricultora de la zona de Orilla de Aunquinco, Chépica.
Durante septiembre el equipo del Núcleo de Biotecnología de Curauma realizará estudios de laboratorio de análisis proximal (humedad, proteínas, lípidos, cenizas, hidratos de carbono y energía, fibra dietética total, etc.) en los productos recolectados en busca de compuestos como: antioxidantes, betacarotenos, ácidos grasos, etc.
Actualmente, los profesionales también trabajan en realizar nuevos catastros de agricultores que estén dispuestos a colaborar con distintos productos hortofrutícolas para las próximas muestras.
Dentro de los objetivos planteados en el estudio, se espera beneficiar en forma directa al menos 80 emprendedores(as) y mipymes del sector agrícola de la Región.

Noticias Relacionadas