Presentan querella por genocidio y asociación ilícita genocida contra cómplices de la dictadura militar

Publicado el 12 septiembre, 2017 Por Patricio Hernández

El senador Juan Pablo Letelier, junto con el secretario nacional de Derechos Humanos del PS, acudieron hasta la Corte Suprema para presentar el escrito.

El 11 de septiembre de 1973 se vivió uno de los hechos que marcó la historia del país: el golpe militar, instancia en que el Ejército, liderado por el general Augusto Pinochet, derrocó mediante el uso de la fuerza al gobierno del presidente Salvador Allende.

A 44 años del hecho, el senador Juan Pablo Letelier (PS), junto con el secretario nacional de Derechos Humanos del Partido Socialista, Juan de Dios Parra y un grupo de abogados expertos en Derechos Humanos (DDHH), llegaron hasta la Corte Suprema con el fin de presentar una querella criminal por “genocidio y asociación ilícita genocida” contra quienes hayan sido cómplices de la dictadura.

El texto presentado ante el tribunal relata los hechos históricos ocurridos desde la asunción al poder de Salvador Allende hasta las violaciones a los Derechos Humanos, hechos ocurridos durante la dictadura militar.

El senador Juan Pablo Letelier detalló que “tenemos la firme convicción de que la política económica de la Junta chilena y sus resultados deben ser analizados dentro del contexto de un amplio proceso contrarrevolucionario destinado a devolver a una pequeña minoría el control político, social y económico que gradualmente había perdido durante los últimos treinta años, y especialmente, durante los años del gobierno de la Unidad Popular”.

Por su parte, el secretario nacional de Derechos Humanos del PS recalcó que “la instalación del gobierno militar por la vía armada y sustitución de las autoridades constitucionalmente electas por una Junta Militar, significó la usurpación del poder, centralizando todas las funciones del Estado, en clara violación de toda la normativa constitucional y legal vigente”.

Asimismo, Parra remarcó que “el golpe de estado tuvo por finalidad abortar el proceso de cambios que se venía desarrollando, e imponer mediante el terror un modelo económico neoliberal, con exclusión social y control político, que garantizara los privilegios de la minoría y la marginación de las grandes mayorías”.

 

 

Noticias Relacionadas