Editorial: El Te Deum y el respeto a la institucionalidad

Publicado el 12 septiembre, 2017 Por Equipo de Corresponsales

Fue un tenso Te Deum evangélico para la presidenta Michelle Bachelet. Las duras críticas realizadas por los representantes de las iglesias evangélicas a la agenda valórica de La Moneda fueron razón suficiente para que la mandataria expresara su molestia a cómo se llevó a cabo la actividad de este fin de semana. Tras la ceremonia, […]

Fue un tenso Te Deum evangélico para la presidenta Michelle Bachelet. Las duras críticas realizadas por los representantes de las iglesias evangélicas a la agenda valórica de La Moneda fueron razón suficiente para que la mandataria expresara su molestia a cómo se llevó a cabo la actividad de este fin de semana.

Tras la ceremonia, que busca hacer un llamado a la unidad nacional, Bachelet se retiró del templo rauda, y fue la vocera de Gobierno, Paula Narváez, la que explicitó la molestia del Ejecutivo ante los mensajes que se dieron a conocer en los discursos de obispos y pastores. “Este ha sido un acto que se ha excedido”, señaló.

Del último Te Deum nadie quedó indiferente. Fue comentario de presidenciables, políticos y religiosos; y puso en la discusión el límite sobre la libertad de expresión, lo polarizada que está la sociedad en materia valórica y el eventual uso político de actos que en su esencia tendría otros propósitos.

El Chile democrático es ese país que escucha a todos los sectores, a las minorías y a las distintas posturas que hoy son más complejas de conciliar especialmente en temas valóricos. Pero este debate se debe dar bajo márgenes y canales adecuados; y no en situaciones que se han instaurado para otros fines, que más bien buscan la unidad nacional.

En Chile existen los espacios para discutir las distintas visiones de una sociedad que cambia, así como también para debatir bajo una perspectiva ideológica. Pero siempre este debate se debe dar bajo la lógica de un respeto a la institucionalidad vigente, que en este caso se ve reflejado en la figura de la Presidenta de la República en un estado laico. Y que independiente de su color político merece el trato que nuestro espíritu republicano nos ha enseñado en estos más de 200 años de vida independiente.

Noticias Relacionadas

Editorial 21 septiembre, 2017

Editorial: La destitución del cónsul

Columnas 21 septiembre, 2017

Pensemos en Chile

Columnas 15 septiembre, 2017

Carta al Director: