El entrenamiento de los campeones que despliega Gabriel Milito en O’Higgins

Publicado el 18 agosto, 2017 Por Alex Savoy

Modelo se contrapone a la escuela que dejó Marcelo Bielsa en su paso por el país. Acá no basta con memorizarse todo, además se rechaza trabajos físicos o técnicos por separado.

“Qué completo el entrenamiento”, destaca a la pasada un integrante de O’Higgins que observa atentamente como trabaja Gabriel Milito, flamante técnico del Capo de Provincia, quien hará su estreno en la banca celeste este domingo a las 15:30 horas visitando a uno de los punteros del Transición, Everton de Viña del Mar.

Desde el lunes que en el campo deportivo de Requínoa se busca salir de la posición de colista del campeonato nacional con un método de preparación poco conocido en Latinoamérica: la periodización táctica. Una forma de entrenar y no de juego que llevó al éxito a entrenadores de la elite como Pep Guardiola y José Mourinho.

La periodización táctica es la antítesis del modelo analítico que invadió el fútbol chileno con la llegada de Marcelo Bielsa. Su padre es el portugués Vítor Frade, un profesor jubilado que desarrollo su trabajo en el Departamento de metodología del Porto FC.

Si con Bielsa todo era repetición, hasta lograr mecanizar movimientos que suelen verle naturales con el tiempo. El método de Frade, según su propio autor, “rechaza entrenamientos físicos o técnicos separados del modelo de juego”. “Trabaja siempre en especificidad, no dando lugar, por tanto, a ejercicios analíticos y descontextualizados”, explicó Frede en una entrevista dada el 2012.

La periodización táctica coloca su foco en la asimilación de una forma de jugar, en sus principios: organización de la defensa; del ataque. “Me parece mucho más compleja, más entretenida y más efectiva para el futbolista. Siempre y cuando se encuentren los ejercicios acordes”, dicen desde un cuerpo técnico de primera división.

Gabriel Milito en su exitoso paso en el Barcelona, en sus tres años que estuvo con Guardiola, se alimentó de esta forma de trabajo. Y por eso en su primer entrenamiento, que fue completamente abierto, llamó profundamente la atención que todos los ejercicios tuvieran que ver cómo cognitivamente se lograba resolver el problema planteado, más que memorizarse el camino.

“Me parece mucho más completa, pero por el hecho de ser más profunda se hace más compleja. Lo analítico es más simple de armar. Y más con la factibilidad que nos ha dado Bielsa, en cuanto a la cantidad de ejercicios que nos ha dado a todos los entrenadores. Hasta resulta un poco más fácil”, apunta el mismo miembro del cuerpo técnico.

“El objetivo es uno o dos toques y salir de la zona de presión lo más rápido posible”, relata un jugador del plantel celeste, para explicar uno de los ejercicios que eran poco habituales cuando el equipo estaba entrenado por Cristián Arán, quien como buen seguidor de la escuela Bielsa no se aleja del sistema analítico.

Noticias Relacionadas