Experta señala sus dudas respecto a la efectividad de los test rápidos de VIH

Publicado el 13 agosto, 2017 Por Equipo de Corresponsales

La académica señala que el test debe estar validado por el ISP, ya que de lo contrario se podrían obtener resultados falsos.

Según cifras del Ministerio de Salud (Minsal) los casos de VIH crecieron 66% en seis años.  La preocupación que ha generado este tema, llevó a que el gobierno adelantara la campaña de prevención que este año en su mensaje apunta a dos medidas: el uso correcto del preservativo y hacerse el examen.

Respecto de los test, la autoridad sanitaria, anunció que se está evaluando la posibilidad de incorporar los test rápidos para detectar la enfermedad, medida que han solicitado distintas organizaciones que trabajan en el tema del VIH. De hecho, en octubre próximo expertos propondrán la viabilidad de permitir su venta en las farmacias privadas del país.

Pero ¿qué son los test rápidos? y ¿cuál es su eficacia?  Se trata de exámenes que necesitan una pequeña muestra de sangre, saliva u orina para detectar la enfermedad.  Las pruebas revelan detección de anticuerpos anti VIH. Sus resultados se obtienen en unos 30 minutos. De la efectividad del resultado, las opiniones están divididas.

En Chile no existe este tipo de diagnóstico aún. Sólo se aplica el test de Elisa, el cual es voluntario y confidencial y que se puede realizar en centros de salud públicos (donde es gratuito) y privados. En ambos casos, está asociado a la entrega de información y orientación antes y después de realizarse el test.  Esta prueba es validada únicamente por el Instituto de Salud Pública (ISP) y en el caso de las embarazadas está garantizado en el examen de medicina preventiva.

A juicio de la tecnóloga médica de la U. San Sebastián, Gladys Guede, “antes de implementar este tipo de test, se debe conocer la sensibilidad y especificidad del test a utilizar, (validado por el ISP), debido a que está demostrado que pueden presentar menor sensibilidad o especificidad, por consiguiente obtener resultados falsos positivos o falsos negativos”.

Como segundo punto, añade la docente, “y uno de los más relevantes, es que se pierde la consejería de profesionales capacitados, la cual tiene como finalidad entregar apoyo y acompañamiento psicológico y social, en un periodo de dificultad, que es cuando se entrega un resultado positivo. En este sentido debe contemplarse, que se estará en absoluto desconocimiento del estado de salud del paciente y como pueda reaccionar ante un resultado positivo, particularmente en menores de edad, que no tienen la madurez suficiente para abordar una problemática de salud tan compleja, porque afecta al círculo familiar completo”.

Otro punto que destaca Guede es que “el tercer análisis y uno de los más trascendentales,  es reforzar las actual política de prevención en salud sobre el VIH (objetivo sanitarios de salud). Para eso tenemos un enorme equipo de profesionales tecnólogos médicos que pueden apoyar al Ministerio de Salud en proyectos de prevención, a través de campañas de educación sanitaria, principalmente en colegios, consultorios y otros centros de atención primaria de salud. Nuestro rol principal como profesionales de la salud es educar a nuestra población, tales como apoderados, jóvenes, profesores, de tal forma de crear conciencia y tener conocimiento real de la infección”.

Noticias Relacionadas