Editorial: El (¿incierto’) futuro del CFT estatal en O’Higgins

Publicado el 11 Agosto, 2017 Por Equipo de Corresponsales

Para 2020 se espera la creación de un CFT estatal en la región de O’Higgins, enmarcado dentro de un compromiso de gobierno de instalar una casa de estudios con estas características en todas las regiones del país. Un proyecto que en cuanto a plazos superará la administración Bachelet y, por ende, será el próximo gobierno […]

Para 2020 se espera la creación de un CFT estatal en la región de O’Higgins, enmarcado dentro de un compromiso de gobierno de instalar una casa de estudios con estas características en todas las regiones del país.

Un proyecto que en cuanto a plazos superará la administración Bachelet y, por ende, será el próximo gobierno el encargado de seguir adelante en esta materia. Un tema no menor y, por ello, no son pocos los que piden que esta iniciativa sea adoptada como una política de Estado, más allá del gobierno de turno.

En este sentido, debe haber claridad respecto a ciertos aspectos que finalmente garanticen el éxito en la implementación de esta casa de estudios.

Por ejemplo, el papel que jugará este CFT estatal en la región, sus valores y misión, además del enfoque académico y a qué alumnos estará enfocado, entendiendo que puede ser un real aporte para los estudiantes que provienen de liceos públicos de zonas apartadas y a quienes el acceso a la educación superior ha sido históricamente más restringido. Cómo se implemente la gratuidad también jugará un papel importante para estos efectos.

Por ello, su ubicación no es un tema menor, a pesar de que algunos eviten referirse a este tema. Entendiendo que existe una amplia oferta de educación técnico-profesional en Rancagua, debe ser mirada con atención la demanda de comunas más alejadas de la capital regional por contar con esta casa de estudios superiores, que permita darles más facilidad y acceso a los jóvenes de estas localidades.

Además, se debe trabajar en una oferta académica técnico-profesional que se ajuste a las necesidades y requerimientos del mercado, y al desarrollo económico y productivo de esta región que permitan finalmente un exitoso ingreso al mercado laboral por parte de quienes egresen de esta casa de estudios.

La administración Bachelet se autoimpuso el 2020 como año para que abra sus puertas el CFT estatal de O’Higgins, una fecha que supera su mandato, dejando la mayor parte de la tarea para la administración que viene.

Por ello, más allá de la labor que ha desarrollado en los últimos meses la comisión que se ha creado al respecto, la decisión de seguir adelante no solo dependerá de la voluntad política del próximo gobierno, sino que además de los recursos disponibles para su ejecución.

En este escenario, las decisiones que se tomen a partir de marzo próximo serán claves para definir si efectivamente este proyecto podrá ver la luz.

 

Noticias Relacionadas