Recomendaciones para evitar la clonación de tarjetas de crédito

Publicado el 11 julio, 2017 Por Patricio Hernández

Según el Ministerio Público se han recibido 12 mil denuncias por este delito en 2017.

Debido al notorio crecimiento entre 2015 y 2017 de los casos policiales asociados al uso fraudulento de tarjetas de crédito y débito, como la clonación y el robo de datos, la Subsecretaría de Prevención del Delito intensificó su campaña preventiva y de autocuidado ‘Cuida tu Tarjeta’.

Según las cifras del Ministerio Público, en 2017 este delito tuvo un incremento de seis mil denuncias más en comparación con el mismo periodo de 2015, llegando a 12 mil denuncias. Esta alza también se ve reflejada en la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (ENUSC) de 2016, la que arrojó que un 3,6% de los hogares chilenos declara haber sido víctima de clonación de tarjetas, 1,3 puntos porcentuales más que en 2015.

En ese escenario el subsecretario de Prevención del Delito, Óscar Carrasco, junto a autoridades locales se dirigieron hasta un centro comercial en San Fernando para incentivar el autocuidado y resguardo por parte de la comunidad de sus tarjetas de débito y crédito.

“Tanto en los casos policiales como en la ENUSC hay un incremento entre 2015 y 2016 del delito de clonación de tarjetas, y las razones se deben, entre otros factores, al aumento en el uso de este tipo de forma de pago y al auge del comercio electrónico. Los delitos, como ya lo hemos dicho otras veces, van mutando, y en este caso han ido migrando también hacia nuevas tecnologías”, explicó Carrasco.

En ese sentido, la autoridad entregó recomendaciones para evitar la clonación, como pedir al banco la actualización de tu tarjeta por una con medidas de seguridad complementarias, como chip inteligente; revisar frecuentemente los saldos de tus cuentas; en caso de detectar un consumo que no realizaste, notificar al banco de inmediato.

En el cajero, se recomienda ocultar el teclado cuando digites tu clave secreta; no dejar que terceras personas te ayuden a manipular el cajero o tu tarjeta; revisar si hay elementos extraños en la ranura de ingreso de la tarjeta, teclado o salida de dinero y asegurarse de retirar la tarjeta.

Noticias Relacionadas