Puentes para todos los buses

Publicado el 14 julio, 2017 Por Columna de Opinión

Recientemente un bus que abogaba por “el derecho preferencial de los padres a educar a los niños” ha suscitado lo que sus gestores buscaban; y alimentar, mintiendo, oposición a la ley de identidad de género. Pocos días después, una ONG con escasa representatividad lanzaba su propia versión de bus, apelando a una versión restringida de […]

Recientemente un bus que abogaba por “el derecho preferencial de los padres a educar a los niños” ha suscitado lo que sus gestores buscaban; y alimentar, mintiendo, oposición a la ley de identidad de género. Pocos días después, una ONG con escasa representatividad lanzaba su propia versión de bus, apelando a una versión restringida de diversidad. Finalmente, hemos visto versiones esperpénticas de intereses conservadores y frente a ellos quienes se erigen como defensores vivenciales de la diversidad.

¿Demuestran fe quienes mienten para ayudar al propósito del dios en el que dicen creer?  Mienten cuando el bus lleva una apelación biológica y luego discuten de identidad de género apelando a la orientación sexual. Es decir, su tema no es que los niños y niñas sean protegidos para ser niños y niñas como mejor les parezca, sino que es una obsesión por la sexualidad que entienden desviada. Es como si su dios les pidiese demostrar su fe discriminando a otros. Mal servicio le harían, lo dejan como un pelele.

La identidad de género sólo se trata de vivir como mejor parezcan los roles. No se trata sólo de la intimidad sexual. La Biblia es clara que estando de luto no se puede uno afeitar, lo que es una expresión de identidad de género, además de ser afeitado bajo una ceremonia específica y detallista. Hoy lo vemos como anticuado, pero una ley nos protegería de un culto cristiano o judío radicalizado apedrease gente por no cumplir preceptos de afeitada. Ni hablar de niños como pantalones pitillo o chicas con bototos. Es decir, la identidad de género es algo bastante más complejo que la vida sexual. Incluso, abarca las mujeres que, por piadoso recato, usan faldas largas.

 

Así como los camioneros, la presión del Supertanker y otras acciones de los últimos años, es un acto perpetrado por expertos en control social para conseguir un miserable rédito. Por lo mismo, llama la atención la torpe reacción contraria a la gira del bus, desde la violencia a otro bus como una torpe némesis. Cuando es más productivo educar cuando se cree que asiste la razón. Fue educando como los movimientos sociales lograron hace entendibles sus conceptos

Así como con el Sename hubo quienes trataron de apuntar a una cabeza para que todo quedara ahí. Pues bien, todos hablan a favor y en contra, apelando a niños que no tienen problemas, pero olvidan a quienes viven angustia todos los días, prefieren mantenerlos así, en nombre de un dios que en realidad los quiere felices, con la simpleza de quienes entienden mejor.

 

Docente e Investigador

Francisco Javier Larraín Sánchez

Noticias Relacionadas

Columnas 14 noviembre, 2017

Televisión: ¿Una industria en crisis?