Para saber y contar CLVI: ¡El capitalismo vive!

Publicado el 17 mayo, 2017 Por Columna de Opinión

Los agoreros y profetas que proclaman la muerte del capitalismo, que insisten en viejas doctrinas fenecidas, deben estar enmudecidos y silentes. Hemos tomado nota que el Partido Socialista de Chile, enemigo del liberalismo, es un hábil inversionista en acciones y bolsas, que se mueve con soltura en el mundo de las finanzas, que ha amasado […]

Los agoreros y profetas que proclaman la muerte del capitalismo, que insisten en viejas doctrinas fenecidas, deben estar enmudecidos y silentes.

Hemos tomado nota que el Partido Socialista de Chile, enemigo del liberalismo, es un hábil inversionista en acciones y bolsas, que se mueve con soltura en el mundo de las finanzas, que ha amasado una elevada fortuna y que, por ende, luce como un exitoso buen burgués.

Nos enteramos con placer que los viejos socialistas, mientras protestan contra el esquema capitalista, participan de él con fruición y buen fruto, cosechando dinero a manos llenas. Que mientras protestan contra “la dictadura”, fueron socios de Ponce Lerou, confiando en las grandes virtudes gerenciales de aquél, que invirtieron en las mismas empresas que gritan que fueron privatizadas de modo ilícito, que mientras dicen que se debe anular la Ley de Pesca, por haber nacido viciada, ahora nos enteramos que invirtieron en las mismas pesqueras denostadas y que sus votos en el Congreso nos dejan, en consecuencia, bastantes dudas.

Gritan contra Piñera y resulta que son compadres, hacen lo mismo: llenarse los bolsillos con negocios financieros.

Como soy un liberal de toda la vida, no formulo reproche alguno al Partido Socialista por operar en el mercado, a la inversa, me agrada que se convenzan de las virtudes del sistema. ¡Bienvenidos!

Lo que les reprocho, es una faceta muy típica de nuestra política, cual es decir una cosa y hacer otra.

Me cuesta entender su discurso anti lucro, su satanización, su condena a quienes ganan dinero valiéndose de aquél, mientras su Comisión de Patrimonio obtenía en su beneficio utilidades a manos llenas en el mercado de capitales. Como dice el proverbio popular: “Por la boca muere el pez”. Su Comisión de Patrimonio, en declaración pública, se manifiesta “orgullosa” de la labor cumplida, es decir, de haber generado abundante lucro al Partido, y pregunta: “¿Quién dijo que por ser socialistas habría que perder dinero?”. Cualquier gerente de una exitosa empresa, diría lo mismo.

Pero, más aún, sucede que, en el año 2005, el Servicio de Impuestos Internos emitió una circular, a pedido del mismo Partido Socialista, en la cual concluye que aquél no es empresa y que, por ello, no paga impuestos por las utilidades percibidas, no son rentas tributables. El glorioso Partido se ahorró 1.400 millones de pesos en impuestos que dejó de pagar. ¡Pobre señora María! ¿Y saben quién gobernaba cuando el Servicio emitió esa circular? Adivina, buen adivinador: ¡El Partido Socialista!

Es decir, el Partido Socialista es maestro en obtener ventajas del mercado, experto en lucro, contra el cual grita, y sabe muy bien eludir impuestos, como muchos malos contribuyentes, mientras protestan airadamente contra el empresariado. ¡Aleluya!

Solo cabe una reflexión final: ¡El capitalismo vive!

Mario Barrientos Ossa

Abogado

Magíster en Derecho U. de Chile

 

 

Noticias Relacionadas

Columnas 22 septiembre, 2017

Señores y sirvientes

Editorial 21 septiembre, 2017

Editorial: La destitución del cónsul