Hinchas irrumpen paz del Monasterio: Lanzan bombas de ruido y cuelgan lienzo contra jugadores de O’Higgins

Publicado el 19 Mayo, 2017 Por Equipo de Corresponsales

Hinchas alteraron el trabajo matutino ayer del equipo dirigido por Cristián Arán.

“Esta camiseta no la visten cagones” fueron algunas de las consignas elegidas por un grupo de barristas de O’Higgins para evidenciar su gran malestar por el momento del equipo rancagüino, que tras la caída ante Universidad de Chile el pasado domingo a nivel local no peleará por ningún premio este domingo contra Deportes Antofagasta.

Pasadas las 11:00 horas de ayer, mientras el plantel de Cristián Arán realizaba su práctica en completa normalidad en la cancha número 2 del Monasterio Celeste, los enfurecidos fanáticos se ubicaron en las afueras del recinto deportivo para llevar a cabo su plan: en el muro colgaron un lienzo, lanzaron panfletos, detonaron bombas de estruendo, gritaron, para después salir arrancando raudamente ocultando sus rostros en auto Totoya Tercel de color blanco. La acción no demoró más de 2 minutos.

En específico los reproches fueron dirigidos a cuatro jugadores: Martín Rolle, Gonzalo Barriga, Cristián Insaurralde y Marco Medel, según logró consignar minutos después y publicó en su cuenta de Twitter el programa Locos x el Capo, que no estaba en el recinto cuando ocurrió el hecho.

En un lienzo de color celeste junto a la frase “Se acabó el descanso ‘hijos de…’” estaban tachados los dorsales que ocupan cada uno de estos: 10 (Rolle), 13 (Barriga), 17 (Insaurralde) y 21 (Medel). La tela de aproximadamente dos metros rápidamente se le pidió ser retirada a personal del club antes que los jugadores siguieran presenciando el descontento de estos hinchas por el rendimiento del Capo de Provincia.

Evitando polemizar sobre este hecho que logró quebrantar la paz habitual del Monasterio Celeste, el DT Cristián Arán mencionó que “la gente tiene derecho a manifestarse. No interrumpió el trabajo, sí altera la tranquilidad habitual. La gente tiene todo el derecho a manifestarse, no estoy para analizar el comportamiento externo”.

En tanto, la molestia al interior del plantel por lo sucedido no se hizo esperar y le tocó a Bastián San Juan expresarla. “Cada uno tiene su manera de manifestar” y “Sí (nos molestó), pero fue solo un grupo de personas”, fueron los escuetos conceptos del canterano.

Por su parte, el gerente general, Pablo Hoffman, quiso bajarle el tono a los reclamos de la hinchada. “Es un hecho aislado. Hace dos años que no vivíamos una situación más o menos similar y para nosotros es un hecho aislado e indeseado, pero tampoco vamos a darle mayor trascendencia de la que tiene”, repasó el directivo que recordó lo ocurrido a mediados de enero de 2015 cuando integrantes de la Trinchera Celeste fueron hasta el Monasterio Celeste para “apretar” a la plantilla que por esos días dirigía Facundo Sava. El argentino dejaría el cargo días después por malos resultados.

Noticias Relacionadas