Editorial: Nuevos femicidios que enlutan la región

Publicado el 16 Mayo, 2017 Por Equipo de Corresponsales

El Día de la Madre se tiñó de dolor, rabia e impotencia en la región de O’Higgins. Este fin de semana conocimos dos nuevos casos de femicidio que impactan por su crudeza. Uno de ellos ocurrió en la comuna de Mostazal. Allí un hombre fue acusado de asesinar a su pareja y a su hijo. […]

El Día de la Madre se tiñó de dolor, rabia e impotencia en la región de O’Higgins. Este fin de semana conocimos dos nuevos casos de femicidio que impactan por su crudeza. Uno de ellos ocurrió en la comuna de Mostazal. Allí un hombre fue acusado de asesinar a su pareja y a su hijo. Posteriormente intentó suicidarse, pero fue detenido por sus familiares. Hoy se encuentra internado en el Hospital Regional de Rancagua y la Fiscalía espera su pronta mejoría para que enfrente a la justicia.

El segundo caso ocurrió en la localidad de Bucalemu, en la provincia de Cardenal Caro. El presunto responsable de la muerte de una mujer de 20 años hoy será formalizado por parricidio. Aunque el hombre en un principio habría intentado ocultar el crimen señalando que su pareja había fallecido por un ataque de epilepsia, las diligencias de la policía habrían permitido determinar que el sujeto sería el responsable de este crimen.

Dos casos que golpean a la región, a sus vecinos y a las autoridades quienes ofrecieron apoyo legal a las familias de las víctimas para la presentación de querellas que permitan conseguir las penas más altas que impone la legislación para los responsables de estos actos.

Este año la región ya ha conocido de otros casos de femicidio, así como también de ataques que no han terminado en la muerte de las mujeres, pero que sí han impacto por el nivel de violencia. Situaciones que mantienen en alerta a las autoridades, que en conjunto con las policías, se encuentran trabajando no solo en el apoyo a las víctimas  y sus familias, sino que además encabezan un trabajo que permita establecer por qué se producen estas situaciones.

Pero también el énfasis está puesto en la prevención, el poder detectar  a tiempo las señales que podrían desencadenar en violencia en la relación de pareja, con el objetivo de evitar consecuencias mayores en el futuro. Y en esta línea es clave la denuncia. La violencia se expresa no solo en el golpe físico, también es una agresión psicológica y económica. Todas desencadenantes de un hecho que podría tener consecuencias fatales si no se enfrenta a tiempo. Por ello es clave la función que cumplen familiares, amigos y cercanos a las víctimas de violencia intrafamiliar. Callar o no denunciar es ser una especie de cómplice silencioso ante este tipo de hechos.

Es que ninguna política pública será suficiente si no entendemos que esta problemática la debemos enfrentar como sociedad.

 

Noticias Relacionadas

Columnas 26 Julio, 2017

Excel en las empresas