Señor director:

Publicado el 21 abril, 2017 Por Cartas al Director

Ante las próximas elecciones parlamentarias, presidenciales y de cores, es necesario reafirmar la necesidad de una renovación de la política más allá del discurso. Esta renovación tiene una justificación esencial, a saber, la necesidad terminar ya con las tramas de corrupción, financiación ilícita y gestión incompetente. Quienes valoramos la política vemos con desazón que los […]

Ante las próximas elecciones parlamentarias, presidenciales y de cores, es necesario reafirmar la necesidad de una renovación de la política más allá del discurso.

Esta renovación tiene una justificación esencial, a saber, la necesidad terminar ya con las tramas de corrupción, financiación ilícita y gestión incompetente. Quienes valoramos la política vemos con desazón que los antiguos políticos no están a la altura.

Ahora bien, la renovación de la política debe considerar necesariamente la urgencia de la política regionalista. Ofrecer a nuestra gente candidatos representativos, con liderazgo, con capacidad de opinión, con potencial de gestión, con ideas, posturas claras y con amor por servicio público, todo ello debe estar empapado de un sentido de desarrollo regional. Los candidatos que no incorporen la necesidad de una propuesta de beneficio regional no sólo dejan de adherir a una propuesta programática particular –el regionalismo– sino que adolecen de una comprensión genuina de la realidad social que afecta a nuestra ciudad.

Sin un discurso regionalista, cualquier candidato comete un error político, desconoce la realidad de los problemas comunales y se aleja de un elemento fundamental de justicia social en favor del centralismo. Así, quien no tenga una propuesta regional seria, será mejor que dé un paso al costado.

Ahora, más allá del slogan, hoy más que nunca debemos preguntarle a la ciudadanía qué necesita para vivir mejor en su región. Esto podría significar incluso una actitud contraria a la conveniencia electoral, pero el desarrollo de propuestas regionalistas de carácter realistas, con contenido y participativas es una cuestión de principios, no de conveniencia ni de moda.  Sólo con principios podremos lograr cambios sociales relevantes.

La ciudadanía está disponible. Somos muchos los que queremos aportar, estamos en movimientos, en minorías políticas que hablan de lo distinto, de la creatividad, del dialogo, del emprendimiento. Aportemos todos en un desarrollo de la región de O´Higgins.

Gonzalo Garay Varo

Ingeniero Civil industrial

Comerciante rancagüino.

Noticias Relacionadas

Columnas 13 diciembre, 2017

Para saber y contar: Tierra derecha

Editorial 7 diciembre, 2017

Editorial: El correcto uso del lenguaje