En el Día Mundial de la Salud, pongamos atención en la depresión

Publicado el 7 abril, 2017 Por Columna de Opinión

  Este 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, fecha en que se conmemora el aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para este año, la organización propone movilizar acciones de prevención sobre la depresión; enfermedad, trastorno afectivo o alteración del estado del ánimo que ha […]

 

Este 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, fecha en que se conmemora el aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para este año, la organización propone movilizar acciones de prevención sobre la depresión; enfermedad, trastorno afectivo o alteración del estado del ánimo que ha aumentado más de un 15% en estos últimos 10 años, siendo una de las principales causas de problemas de salud a nivel mundial.

En nuestro país, tiene mayor prevalencia en adolescentes y mujeres. Datos de la OMS indican que está presente en un 5% de la población. Incorporada a las garantías explicitas en salud, hasta el año 2016, han ingresado 1.060.000 pacientes por FONASA y 245. 000 por Isapre, siendo unos de los diez problemas de salud con más ingresos.

La estigmatización o falta de medios impide en muchas ocasiones que personas que presenten signos y síntomas de esta patología consulten de manera temprana, gatillando otras enfermedades. Esta sintomatología puede variar desde fatiga, falta de energía, sentimientos de desesperanza, abandono, pérdida de interés por actividades o insomnio, una gran cantidad de personas también presentan variación en su apetito con aumento o disminución de peso.

Todo lo anterior afectará la capacidad de la persona para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas simples, provocando efectos nefastos sobre las relaciones familiares, amigos y vida laboral. En el peor de los casos, la depresión puede provocar el suicidio, que actualmente es la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años de edad.

Por este motivo, se hace importante consultar siempre que sienta que estos síntomas persisten por más de dos semanas. Debe ser diagnosticado por un médico especialista y recibir tratamiento farmacológico con apoyo interdisciplinario; consejería con intervención psicosocial y aumentar su actividad física. En algunas ocasiones la depresión puede ser secundaria a otros medicamentos que esté consumiendo o a enfermedades no diagnosticadas o no tratadas, como el hipotiroidismo.

Es esencial que una vez iniciado el tratamiento, no lo abandone aunque usted presienta que los síntomas han cedido. Se trata de un tratamiento que siempre se prolonga por 8 meses, 1 año o más.

Aportando a su prevención, es necesario dormir bien (8 hrs). El ejercicio físico también ayuda, pues estimula la secreción de endorfinas, aumentando la sensación de bienestar. Mantenga una alimentación balanceada, algunos estudios indican que ciertos nutrientes participan en la síntesis de neurotransmisores, sustancias que participan en la transmisión nerviosa. Elija alimentos con buen aporte de vitamina C y complejo B, omega 3, algunos minerales como zinc, magnesio, calcio y hierro.

Aunque estamos ante una vida moderna con poco tiempo para las amistades o grupos de pertenencia, busque un momento y reúnase con sus familiares y amigos. Ríase y converse, salga de la rutina, respete sus tiempos de recreación y de comunicación con su familia. Evite el estrés prolongado y rechace siempre estar expuesto a momentos de violencia mental o física.

 

Marcela Ragni Vargas.

Jefa de carrera Técnico en Enfermería.

IP-CFT Santo Tomás Rancagua.

Noticias Relacionadas

Editorial 21 noviembre, 2017

Editorial: El poder de las encuestas

Editorial 17 noviembre, 2017

Editorial: El fantasma de la abstención