La prensa dice y dirá lo mismo

Publicado el 17 Marzo, 2017 Por Columna de Opinión

Leo que hubo masacre y recompensa que retocan la muerte, el egoísmo reviso pues la fecha de la prensa pareció que ayer decía lo mismo Si a Bob Dylan le otorgaron el premio Nobel, me parece que Silvio Rodríguez se lo merece también. Hace mucho no escribo y quiero darme el gusto de esparcir ideas […]

Leo que hubo masacre y recompensa

que retocan la muerte, el egoísmo

reviso pues la fecha de la prensa

pareció que ayer decía lo mismo

Si a Bob Dylan le otorgaron el premio Nobel, me parece que Silvio Rodríguez se lo merece también.

Hace mucho no escribo y quiero darme el gusto de esparcir ideas inconexas y lugares o frases comunes (con permiso del diario y del amable lector).

1.- Usted  al igual que yo escucha diariamente frases sobre lo alarmante que es constatar noticias sobre empresarios y políticos corruptos, el terrorismo, la delincuencia común y la de cuello y corbata, que no tienen parangón en la historia del país, etc. y etc.

Pero lo cierto es que si uno toma un diario del año 1967, 1917 o 1867 le parecerá que la prensa dice lo mismo. (Parafraseando a Silvio).

Quien no conoce la historia tenderá a pensar que todo es nuevo y terrible. Pues no es así, el año 2017 es una taza de leche a pesar de todo comparado a la luz de los últimos 207 años de vida republicana.

2.- Antes de que se me acuse de conformismo, (con justa razón) me permito otra vía de  razonamiento evidente. El origen de la delincuencia y la corrupción en Chile, antigua como la bandera, pues es sencillamente cultural. Somos una sociedad deshonesta habitada por pillos, bandoleros y rateros. El famoso alarde de la “astucia del chileno” nos tiñe todas las castas, clases y décadas. El 30% de los santiaguinos que usa el Transantiago no lo paga, es la tasa de evasión de transporte público más alta de mundo.

3.- Luego los empresarios, los abogados, los congresistas, médicos o contadores del país tendrán alguna tasa de sinvergüenzas en su respectivo gremio que es simplemente un espejo de lo que Chile es, no hay más gente honesta o deshonesta en el gremio de los empresarios del fútbol que en las iglesias chilenas.

4.- No somos la sociedad más corrupta del mundo, ni de Latinoamérica – nunca lo hemos sido ni lo seremos – estamos allí en la media mundial – por lo que no hay que creerse tampoco el cuento de que somos los mejores, ni los peores.

5.- Así como el 70% de los santiaguinos paga su pasaje en el Transantiago, existe también un 70% de políticos, empresarios, profesionales y ciudadanos que son honestos y practican sus valores – créalo – ya que si no fuera así, esta país habría explotado por los cuatro costados. Ninguna sociedad (en especial la nuestra) soportaría mayores niveles de corrupción o delincuencia.

6-  El problema de la corrupción y la delincuencia por lo tanto (obvio) es cultural, surge de la familia que es laxa e irresponsable en la educación de valores a sus hijos (que cree que mentir, copiar en los exámenes, hurtar a veces y hacerle bullyng a otros niños es parte de la naturaleza de las cosas) y por eso es que estamos condenados a replicar las portadas de la prensa en los próximos 50 y 100 años. Por ello también ninguna norma legal, llámese agenda corta antidelincuencia; ley Emilia; Ley Joaquín o similar, tendrá ningún efecto sobre esa realidad.

             Por Alberto Ortega Jirón.

Defensor Regional de O’Higgins.

Noticias Relacionadas

Columnas 21 Julio, 2017

Reforma Tributaria al debe

Columnas 20 Julio, 2017

Un sismo de nieve