Editorial: El teatro regional enfrenta un mes clave

Publicado el 14 Marzo, 2017 Por Equipo de Corresponsales

Finalizaba el 2016 y el intendente de la región de O’Higgins, Pablo Silva, acudía a la Fiscalía para solicitar una investigación por presuntas irregularidades en el Teatro Regional de Rancagua. La noticia se conoció públicamente comenzando el 2017 y un manto de incertidumbre se tiñó sobre la administración que durante cuatro años había liderado el […]

Finalizaba el 2016 y el intendente de la región de O’Higgins, Pablo Silva, acudía a la Fiscalía para solicitar una investigación por presuntas irregularidades en el Teatro Regional de Rancagua. La noticia se conoció públicamente comenzando el 2017 y un manto de incertidumbre se tiñó sobre la administración que durante cuatro años había liderado el artista Marcelo Vidal, quien había dejado su cargo en diciembre pasado. Decisión repentina que generaba dudas en el entorno del recinto cultural.

La Fiscalía ya lleva más de dos meses al frente de esta causa y para ello ha solicitado a la PDI llevar a cabo una serie de diligencias y también han tomado testimonios de personas que estarían vinculadas a este caso. En el intertanto, la Corporación Cultura solicitó una auditoría para saber la magnitud de las presuntas inconsistencias detectadas el año pasado; y el Consejo Regional citará a las autoridades a qué expliquen el destino de los recurso entregados en estos años.

Hoy la situación que rodea al teatro sigue siendo una incertidumbre, lo que golpea su normal funcionamiento. Por ello, la investigación que lleva a cabo el Ministerio Público y los resultados que se obtengan, resultan claves para el futuro del recinto, especialmente a lo relacionado a los aportes –tanto públicos como privados- que recibe anualmente.

Por ello, las diligencias que en estos meses ha encabezado el fiscal  Sergio Moya resultan relevantes para establecer si existen razones para iniciar una investigación formalizada o, por el contrario, los antecedentes que se recopilen no tienen carácter de delito.

Pero el hecho de que se hayan encontrado “inconsistencias de carácter administrativo” en el teatro, como el propio alcalde de Rancagua reconoció a principios de enero, obliga a generar mecanismos de mayor control hacia el funcionamiento del recinto que pudieran en el futuro detectar cualquier anomalía que eventualmente pudiese ocurrir.

Un recinto que nace después de más de 100 años de clamor popular, y que se debe posicionar como un espacio abierto a los diferentes exponentes de la cultura local y nacional. Por lo tanto, un Teatro que pertenece a toda la comunidad, la misma que necesita tener certeza respecto a qué situaciones han rodeado la administración en los últimos años.

Noticias Relacionadas

Cartas al Director 21 Abril, 2017

Señor director:

Columnas 21 Abril, 2017

[OPINIÓN]: ¡Llévame contigo!

Columnas 20 Abril, 2017

“El Corralito de la salud”