Editorial: A 20 años del inicio de la Jornada Escolar Completa

Publicado el 15 marzo, 2017 Por Equipo de Corresponsales

20 años se cumplieron esta semana desde que se puso en marcha la Jornada Escolar Completa (JEC), que en la práctica permitía al alumno estar más tiempo en el colegio, ampliando los horarios con el fortalecimiento de áreas complementarias. Corría 1997, con Eduardo Frei en La Moneda y la JEC se proyectaba como una fórmula […]

20 años se cumplieron esta semana desde que se puso en marcha la Jornada Escolar Completa (JEC), que en la práctica permitía al alumno estar más tiempo en el colegio, ampliando los horarios con el fortalecimiento de áreas complementarias. Corría 1997, con Eduardo Frei en La Moneda y la JEC se proyectaba como una fórmula para mejorar la calidad de la educación.

En materia de infraestructura, permitió mayores inversiones y que los estudiantes contaran con establecimientos acordes a las nuevas necesidades, pero cuánto de ese tiempo que el alumno ha pasado más en el colegio está dedicado realmente  a actividades complementarias y cuánto se sigue destinando a clases. Las extensas jornadas en muchos han provocado agotamiento en los estudiantes y si bien se coincide con que han existido avances en materia de aprendizaje, no existe una proporción directa de los avances respecto a la inversión que implicó la JEC.

El aumento del tiempo en el colegio no fue siempre de la mano con un aumento de la calidad, que permitiera fortalecer el aprendizaje a través de métodos innovadores y colaborativos. Pero además, la jornada escolar completa nació asociada a una prueba como el Simce y muchos establecimientos cayeron en la tentación de destinar estas horas a reforzar las materias que se miden en este test, evitando actividades complementarias que también pueden contribuir  al desarrollo y aprendizaje de los estudiantes, llevando todos los esfuerzos de los profesores a conseguir resultados en esta prueba, lo que redundó en un cansancio tanto del alumnado como del cuerpo docente. Lo que en la actualidad cobra relevancia porque este test ha sido utilizado como ranking por los colegios que les permite demostrar que están por sobre otros establecimientos.

Las cifras demuestran que aún varios establecimientos (30% a nivel nacional) no ha querido sumarse al sistema, después de 20 años de su puntapié inicial. Política en materia educacional que no ha cumplido con los objetivos trazados –que tuvo un alto costo para el Estado- y que demuestra que las políticas públicas en este sentido no han sido correctamente diseñadas ni eficientemente implementadas, por lo que se sigue al debe en la búsqueda de lograr una educación de calidad y más equitativa.

 

Noticias Relacionadas

Editorial 21 septiembre, 2017

Editorial: La destitución del cónsul

Columnas 21 septiembre, 2017

Pensemos en Chile